Archivo de la categoría Bienvenida

CAMINAR POR EL MUNDO…

Caminar es una experiencia extraordinaria cuando se hace por primera vez.  Recuerdo nítidamente la inmensa alegría que me producia el solo hecho de poder correr.  En cuanto lo puede hacer, corria por gusto, brincaba y daba maromas solo por el placer que hacerlo me producia. Caminar  siempre ha sido una de las costumbres que mas he disfrutado.  Desde los  12 años de edad comence a caminar  mas de  4 kilometros diarios para poder ir a  la escuela y asi continue recorriendo, siempre solo, distancias cada vez mas  largas. El destino me obligo a caminarme larguisimos trechos de las muchas ciudades en las que he vivido o visitado.

Caminar solo por el desierto de Sonora ha sido de las experiencias mas gratificantes por la edad en la que comencé a hacerlo, aun no he abandonado esa costumbre, aunque con muchas mas precauciones dadas las condiciones de inseguridad y violencia a que hemos llegado.

Siempre me las he ingeniado para adentrarme  solo por el monte, lejos de la gente, asi pude experimentar la soledad de la montaña.  El espectaculo de la ciudad a lo lejos con todo  su bullicio es especialmente sobrecogedor cuando se trata de Monterrey, por lo alto e imponentes que son las montañas en las que esta enclavada.  Xalapa tambien es un caso especial por el abrumador verdor que la viste y la rodea,  ahí hay un verdadero derroche de agua y hospitalidad.

Dormir entre las cuevas de los cerros, vadear los valles por el cause de los arroyos, buscar las sombras de los arboles a la orilla de los ríos, meditar en los parajes solitarios con la sola compañia de los pajaros y el silvar del viento es una sensación extraordinaria. Si se lo propone uno puede escuchar los sonidos del monte, el idioma de la selva o los gritos del desierto y descubrirá con asombro que solo es cuestión de durar en silencio el tiempo suficiente como para oírlos.

Acostumbrado como estaba a hacerlo en solitario la mayoria de las veces, por azares del destino , en cuanto alcance la mayoria de edad, pronto me vi caminando largos tramos de la calzada de Tlalpan, en Mexico, D.F., e inevitablemente recorrer casi toda la ciudad por medio del Metro.

Me divertia hacerlo. Ahí supe lo que era el anonimato.  Caminar por entre rios de gente, literalmente miles de desconocidos que apurados, se agitan entre si ausentes unos de otros, era para mi, un muchacho pueblerino,  un mensaje sobrecogedor sobre lo que es la condicion  humana.  Al principio me sorprendia no conocer a nadie, repasaba los rostros de la manera mas discreta posible, hasta que unos meses despues de ese ejercicio de curiosidad, encontre a un amigo entre los andenes del metro y platicamos brevemente sin saber que con eso el habia dado por terminado mi busqueda.  Las multitudes anonimas dicen cosas que puede uno aprender si se desplaza como si “nadara”” en esos ríos de gente con actitud de descubrir lo que llevan consigo.  Pareciera que en alguna parte oculta esta el corazón que impulsa a esos millones de personas por entre las venas del metro, donde los acomodadores se esfuerzan por hacer que quepan en los vagones, en las horas de mayor aglomeracion.  En  mi afan por entremezclarme entre las multitudes viví la experiencia de perder mi cartera y entonces sí, abandone esa costumbre en la que ademas de soportar los olores aprendi a distinguir la relación entre razgos en los rostros y las complexiones humanas.  Me intrigaba la obviedad de la frase de que todos somos iguales pero diferentes.

Cada vez que me era posible volvia a mis caminatas por el desierto, por la  husteca veracruzana o por el monte yucateco. En estos días cuando camino,  si voy acompañado, siempre me las ingenio para rezagarme o adelantarme, el caso es disfrutar caminar en solitario.  Cuando recorrí las calles de Los Angeles, en fines de semana y  cercanas a la playa, comprobe que las multitudes con mezcla racial no son distintas a las demas, despues de todo, somos iguales en la diversidad de  las apariencias y al mismo tiempo  increiblemente distintos en las costumbres cuando pertenecemos a otras culturas.

Si le buscas los ojos a los desconocidos decubriras que algunos te confunden con alguien de sus amistades, otros te contestan con la indiferencia que les da la seguridad que no hay posibilidad de que seas amigo o familiar por no ser del lugar donde se encuentran, pero en todos los casos las miradas te diran algo.  Lamentablemente las cosas han llegado a tal extremo de violencia e inseguridad en esta época, que ese ejercicio ya no es fácil hacerlo sin exponerse a una mala experiencia.   En por lo menos dos ocaciones se me acercaron personas para saludarme confundiéndome con alguien conocido.  En el puerto de Veracruz fue interesante la efusividad de quien me confundía con otra persona, no se si por problemas de la vista o por la extraordinaria coincidencia de razgos que  lo hizo confundirse.  Logre mis propositos de conocer gente, mucha gente, tanta como me fuera posible, de manera que ahora se reconocer ciertas cosas que la apariencia, las proporciones y la complexión dicen de la gente. El cabello es especialmente revelador de ciertas características propias del portador en relacion a su personalidad, las manos también. Cuando se sabe “leer”  la mano se comprueba que ahí esta informacion complementaria con todo lo demas que ya estan mostrando el cuerpo, el rostro, el cabello, etc. Para el buen observador no es necesario que la persona se describa, basta mirarla detenidamente y eso es suficiente.

Observa como camina alguien, como habla y los razgos distintivos de su apariencia y sabras algunas cosas básicas de su forma de ser.  De ese tipo de experiencia vienen la suspicacia de las personas mayores o la intuición de las madres. Lo que he hecho yo solo es acelerar el proceso.

De la misma manera que pasar horas entre las multitudes anonimas es una especie de  curso intensivo sobre los razgos posibles entre la inmensa variedad de formas humanas,  aprender a caminar en silencio y en solitario es una magnifica oportunidad para desarrollar el sentido de la observacion y la reflexion interior.  Si puedes intercalar ambos el efecto se incrementara, pero en ambos casos debe de tenerse cuidado pues si es multitud debe de abandonarse inmediatamente que esta se emocione por algo, cualquier cosa que la ponga euforica o furiosa.  Ser parte de una turba furiosa o desenfrenada es de pésimos efectos para quienes buscan la paz interior y cultivan la espiritualidad de la vida.  Si es una caminata  en solitario es evidente que no debemos de exponernos a los accidentes o a las agresiones que propician los parajes solitarios.

La gente nos enseña si queremos y sabemos aprender.  El mundo es un escenario que da forma a la escuela mas importante a la que hayamos asistido, de lo que aprendamos en ella dependera lo que logremos en la vida, dado que interrelacionarnos es la condición básica de las clases a las que hemos sido convocados.

Como dice el refran:  ” el día que aprendamos a caminar, Dios nos va a dar alas…”

Etiquetas:

Paradojas del 2015

Los eventos que estamos viviendo en el 2015 son como  cajas de resonancia del ritmo de nuestro mundo, los cuales producen una estridencia de tal magnitud  que es imposible no sentir sus efectos.

En México vivimos una cadena de acontecimientos que muestran la ineptitud, la corrupción y el comportamiento mafioso de nuestros gobernantes, así como la complicidad de los medios masivos de comunicación.  Mientras la irrupción de las redes sociales aun no termina de concretar lo que ahí se inicia, mas allá de lo anecdótico o lo trivial.   El rasgo mas común es la desconfianza generalizada en los gobernantes, los políticos, las policías, es decir, en todo lo que tenga que ver con la autoridad.

Hay quienes intentan hacer cambios sociales desde el anonimato que permite la Internet, pero con escasa respuesta en términos masivos.  Los eventos virtuales aun no han dejado de serlo y seguimos esperando el momento en que los síntomas que se ven en esos espacios virtuales, se reflejen en las acciones de los agraviados y de los indignados, ya que no siempre son los mismos.   Estas cosas duraran hasta que el agraviado se indigne a tal grado  que  la indignación lo impulse a la acción.  Mientras tanto, o no hay suficientes agraviados o no son tan numerosos los indignados.  Los casos del Magreb Africano y de Guatemala en estos días confirman el potencial de una red de personas unidas por objetivos comunes, aunque no se conozcan entre si.

En este país, en la internet se denuncia y se hace mofa hasta el cansancio de los políticos por corruptos, ignorantes, tramposos, etc., pero el día de las elecciones se vota por ellos al amparo de los incentivos que representan o de plano porque pagan por el voto, alimentando una impunidad que ha hecho que prolifere el cinismo. La contradicción es flagrante, la paradoja en la que estamos atrapados innegable. En las elecciones de este año, comenzaron a ganar candidatos independientes, abriendo una pequeña brecha de esperanza.  Sin embargo es  interesante observar que  cuando ganan los mismos de siempre lo que se ve al siguiente día es una  notoria ausencia de jubilo. La política tradicional corrompió a sus participantes y terminó por erradicar  totalmente la espontaneidad.

Después  de muchos años de usar el correo electrónico, el mundo saboreó el asombro que le produjeron redes sociales basadas en Facebook llevándola, en una década,  a superar los mil millones de usuarios, pero esa misma velocidad hizo que este año comenzara a  declinar drásticamente en términos de lo que se hace en ellas, justamente cuando ahora se le puede dar todo tipo de uso.   El año 2014 fue el año de los autorretratos o “selfies”.

Mas de la mitad de los usuarios lo hacen desde sus teléfonos, pero ahora esta saturada de todo tipo de contenidos.  La novedad en estos meses son las aplicaciones de los teléfonos inteligentes, destacando el WhatsApp y sus grupos de chateo controlados por quienes los dan de alta. Seguramente, la febril actividad de los creadores conducirá a la integración  y miniaturización a niveles aun mayores.

En E.U. la presencia de un aspirante a gobernar ese país sorprendió por su lenguaje discriminatorio y rudimentario, obligando a sus oponentes a tomar en cuenta su mensaje pues lo catapultó en las encuestas, inclinando hacia la derecha la contienda. Esto, además mostro al mundo que en el alma del pueblo estadounidense aun habitan algunos de los fantasmas del pasado y que los hace soñar por prolongar días de gloria al precio que sea. Resulta paradójico ver a el país de los inmigrantes despotricando contra los recién llegados solo porque no son de la “calidad”  adecuada, porque son latinos o porque se resisten a hablar en ingles.

En Europa se vive una crisis migratoria de grandes proporciones, agudizada esta vez por que las fuerzas en conflicto han agregado a sus diferencias políticas sus diferencias religiosas.  La gente huye de la pobreza pero ahora además esta huyendo de las balas y de las bombas.  Cuanta hipocresía hay en los gobernantes que dicen compadecerse de la tragedia de los Sirios que mueren por miles en sus intentos por llegar a Europa, cuando siguen autorizando el envió de armas a los combatientes de los diferentes bandos.

Al difícil y perverso ajedrez que han jugado siempre los gobernantes que sueñan con mas poder y los fabricantes de armas –siempre cómplices-  hay que agregarle la compleja historia que ha llevado a los sunitas y a los chiitas a ahondar sus diferencias al grado de guerrear entre si, para beneplácito de los enemigos de los Árabes.

Una ola de indignación y solidaridad esta recorriendo Europa, destacando la actitud de los alemanes que dan la bienvenida a los recién llegados. La solidaridad individual, expresada a través de las redes sociales,  esta demostrándole a los gobiernos cual es uno de los  caminos posibles en esta etapa de organismos rebasados, gobiernos perversos, países arrasados y familias destrozadas, protagonizada por  soldados y milicianos matándose entre si por causas cada vez mas difíciles de entender y objetivos cada vez mas locales y mezquinos.  Estamos siendo testigos de la derrota de la cordura, la entronización de la doble moral y el vil y descarado robo del futuro de nuestros niños.

Hasta cuando las balas seguirán siendo  las que definan las fronteras, los gobiernos y los derechos…?  Que le falta a esta barbarie para aplacarse…?, ¿ Cuanto falta para que  el caos de paso a la calma….?   Evidentemente el combustible aun no se agota o tal vez, porque los incendios todavía no se han generalizado.

Es importante darnos  cuenta que las guerras actuales en Afganistán, Pakistán, Ucrania, Libia, Somalia, Yemen, el Congo, Sudan, Nigeria, Irak,  Siria, etc., son solo los escenarios donde se enfrentan los mismos de siempre.  Los que cambian de escenario consiguen mercado para sus armas, espacio para probar sus inventos de destrucción, bajo el argumento común de mejorar su posiciones de poder y obtener beneficios económicos, mientras los demás son obligados a poner  los muertos.  Alguien afirmo hace tiempo que “la guerra es la paz del futuro”, como una especie de justificación del camino de la violencia, sin reconocer que la  paz así conseguida no es real, solo es una tregua.

Las paradojas se reproducen y confirman que el mundo va dando tumbos, como lo hace desde hace mucho, pero ahora magnificado por la globalización que nos hace ser testigos de todo, en una especie de protagonismo virtual que agota la curiosidad, incentiva el morbo y seguirá permitiendo que la tecnología transforme nuestras costumbres y tome el control de muchas vidas, olvidando que es a base de esa misma tecnología como podríamos influenciar las cosas para que cambien.

Y esa es la principal de las paradojas.

Etiquetas:

Vivir para contarlo….

Uno de estos días, no hace mucho, recibí por WhatsApp un mensaje que decía: “hola, estas ahí….?”.  Lo conteste con una sonrisa pues sabia que se trataba de uno de mis compañeros de la secundaria.

Pronto me vi envuelto en una serie interminable de mensajes por esa via de los teléfonos inteligentes, en la que personas que habíamos coincidido en la adolescencia como condiscípulos en la secundaria, nos estábamos poniendo en contacto. El grupo pronto fue creciendo y  los saludos no tardaron  en cristalizar en los planes de una reunión: acordamos reunirnos en casa de uno de los mas entusiastas  y artífice de la reunión, que gustoso se ofreció como anfitrión, en la cada vez mas bella ciudad de Alamos, Sonora.

Ya había habido unos intentos previos, incipientes, pero esta vez las facilidades de la comunicación instantánea hizo la diferencia.  Comenzaron a circular fotos y  anécdotas que nos informaban de la vida de quienes fueron nuestros  amigos de entonces, esos  que  se distinguen por ser  los primeros que no fueron  decididos por nuestros padres, los primeros camaradas y cómplices de  una vida apenas iniciando la cuesta.

Así fue como  organizados salimos de Hermosillo, Obregón y otros lugares con la intención de volvernos a ver.  La incertidumbre se había disipado en gran medida por las fotos intercambiadas, pero quedaba el momento de estrecharnos la mano de nuevo.  Llegado el momento para muchos de nosotros eso no fue suficiente y los abrazos se dieron espontáneos, cálidos. Preludios de una sinfonía de sonrisas.

Extraña sensación aquella de saludar de nuevo a personas que la ultima vez que lo hicimos fue cuando éramos adolescentes, casi niños.

Aquellos años en que nuestras  manos sin pasado le daban marco a un rostro con las ilusiones por el futuro intactas, la inocencia de  las novias y novios, que sin ser nada  prometían todo.  Donde todo era un mundo aun por descubrir y unas vidas, que vista desde aquí, estaban apenas empezando.
Todas esas cosas   se cruzaron de nuevo con las manos callosas, el rostro cansado y un que otro corazón herido, pero alegre, de quienes sienten que  el destino es un pesado fardo, ahora que ya les ha sido  revelado. La incógnita de nuestra vida ya se resolvió. Y nos vimos intercambiando fotos digitales de nuestros hijos y algunos hasta de sus nietos.  Nos volvimos a mirar a los ojos y entre incrédulos y divertidos aceptamos que debíamos de contarnos de nuevo nuestra vida.  Primero nos las contamos cuando nuestra biografía cabía en una sola página y sobraban renglones. Ahora, con varios tomos escritos, tuvimos que ahorrar algunos capítulos y centrarnos en lo mas importante, no importaba que no fuera lo mas agradable.

Así, las horas se fueron desgranando entre platicas, anécdotas, canciones y proyectos.

Fuimos testigos de  nuestros rostros moldeados por los años, pero  conservando en la voz el tono  inconfundible.  Almas sobrecogidas sobre sí mismas, reconociendo sus andanzas por la vida y recuperando a los que las iniciamos juntos.  Sobrevivientes de la  Juventud, derrochada en logros y recapitulada en  alegrías y sufrimientos familiares.  Recapitulación que  al mismo tiempo los cosecha, los asume y presume al compartirlos.

Todos reímos, platicamos, cantamos y compartimos la comida en un ambiente cálido, que propiciaba  la confesión, la camaradería y la complicidad de quien se sabe entre iguales. Fue admirable el respeto que imperaba.  Esporádico que nos refiriéramos a nuestros títulos universitarios, todos éramos  solo nuestros nombres o nuestros apellidos, pero  sobre todo nuestros apodos, esos que nos pusimos cuando nos conocimos.

Uno de nuestros maestros hizo acto de presencia y le dio un toque especial a una reunión ya de por si extraordinaria. Nos tomamos de nuevo las “foto de grupo” que seguramente requerirá que le expliquemos a nuestros familiares quien de entre todos era el maestro,  pues se conserva muy bien de salud y de aspecto, pero sobre todo de actitud, pues habiendo sido nuestro maestro de música, pudo constatar como varios de sus alumnos se han convertido en trovadores, hábiles en la guitarra y diestros en el difícil arte de contar historias musicalizadas.

Fueron dos días de convivencia, de encuentro extraordinario.  Cuando los reencuentros son solo coincidencias físicas, producen efectos, pero cuando incluyen las emociones y los ánimos que nos envolvieron esos días, entonces tocan el espíritu, producen alegrías intimas, en las que predomina una emoción sincera de quienes hemos vuelto a encontrar, en nuestros iguales, el espacio para el regocijo del alma.   Esa que da la certeza de volver a contar con amigos que fácilmente pueden ser confidentes, como solamente lo pueden ser quienes han vivido juntos.  Y nosotros al reencontrarnos nos transmitimos la sensación de conocernos de toda la vida, aunque algunos no la hayamos podido compartir completa, pero son los privilegios que da el  haberla iniciado juntos.

En los carros se quedaron los doctores, los abogados, las amas de casa, maestros, ingenieros, comerciantes, etc.  En las casas se quedaron las esposas y los esposos, pues ahí, alrededor de la alberca, solo había un grupo de conocidos esforzándose por volver a ser amigos.

Generosamente el anfitrión nos convoco al  brindis por la amistad y  entre todos logramos la comunión de voluntades, y así, ya compenetrados,  reiniciamos la ruta de la esperanza compartida de hacer de nuestra amistad algo que trascienda y sirva, además,  para ir amalgamando a los que faltan.

Gracias a todos por hacer posible esa grata experiencia.

Gracias a Dios por permitirnos la gracia de vivir para contarlo.

Etiquetas:

Cuando el Altar esta vacío…

Somos contemporáneos de una serie de fenómenos sumamente interesantes, que sin embargo pasan desapercibidos para la mayoría de la gente.

A los científicos siempre les ha intrigado porque, de entre miles,  solo unas cuantas especies presentan la menstruación como parte de sus procesos de reproducción y después de siglos de especulaciones se sabe que los humanos tienen la habilidad de interrumpir el embarazo en cuanto se presenta alguna anomalía en los complicados y complejos procesos de la reproducción de un nuevo cuerpo humano. Ese maravilloso acontecimiento que implica grandes cambios en la fisiología y la psicología femenina incluye no solo lo necesario para llevarlo a su culminación sino la habilidad para poder interrumpirlo si es indispensable hacerlo.

Si aceptamos que el cuerpo humano  tiene las características necesarias para que se exprese Dios en el, es decir el espíritu, si aceptamos que somos cuerpo-alma-espíritu y que esa naturaleza material-espiritual  es parte de la esencia de lo humano.  Podemos inferir que el proceso de gestación es, en el fondo, la construcción de un nuevo templo.

También sabemos que el corazón es el asiento de ciertos procesos psíquicos-emocionales que lo ubican como un órgano mucho mas complejo que una simple bomba y eso se ha evidenciado con los trasplantes de corazón, pues al prolongarse la vida de la gente que usa el corazón de otra persona, se presentan emociones y hasta recuerdos que no son de la vida del receptor sino de la vida del donante.  Ese fenómeno ha intrigado a todos, especialmente a los familiares de quien habiendo donado su corazón, han tenido  la oportunidad de conocer al que porta el corazón de su familiar.

Si el ser humano ha sido hecho a imagen y semejanza de Dios y  el cuerpo humano es un templo, el corazón es el altar.

En las tradiciones orientales se asegura que vivir es llegar a la escuela donde se estudia los misterios de la vida y de la muerte…mientras llega el oficiante (Dios).
Los fenómenos culturales se han globalizado a tal grado que todo se comparte, se magnifica y al mismo tiempo muestra sus ingredientes. Por ejemplo  a los artistas que destacan por algún talento en especial, o a los deportistas que sobresalen por alguna habilidad especifica se les pretende dar categoría especial poniéndolos de ejemplo, por la fama que alcanzan, sin embargo cuando se publican detalles de sus vidas privadas que evidencian sus defectos o limitaciones personales se abre una brecha entre la imagen que los medios pretenden que ellos sean y lo que verdaderamente son.  En esa brecha se introducen los programas de espectáculos o chismes de los famosos que venden el morbo que esa diferencia pone en evidencia.

Papel aparte juegan los espectadores que asocian a esas imágenes sus fantasías y sus  frustraciones, sin reparar que la fama es una especie de monstruo que devora a sus beneficiarios en forma implacable.

¿Cuantas jovencitos llegan a la fama musical para después caer en la vorágine del alcohol, las drogas y el sexo desenfrenado ?

¿ A cuantos deportistas les pasa esto mismo…?

Sin embargo no es solo en ellos en  los que  estoy pensando, sino en las multitudes de personas que ante la carencia de vida espiritual propia, inducidos por esa forma de hacer publicidad al rededor de los artistas hasta hacerlos productos de consumo reemplazables, y que terminan por llenar su vida con la vida de esos “ídolos” del momento.

Una vez que la vida y los sentimientos de las multitudes de “fans” se llenan de las vidas y detalles de sus ídolos, también permiten que su corazón se llene de esas vidas ajenas.  Una vez colmados de la admiración extrema el corazón ya no tiene espacio para Dios, o dicho en otras palabras el altar queda vacío.

A alguien se le podría ocurrir construir un templo sin altar…?

Cuando el altar está vacío la gente se dedica a adorar a los ídolos del presente, como si eso fuera lo máximo, se esmeran por llegar al paroxismo en los estadios o  en los conciertos, sin reparar que eso representa una gran temeridad, una gran contradicción interior.  Sin embargo, también es posible que ahora mismo, a pesar de nuestra ignorancia al respecto, se esté incubando el nuevo aspirante a ocupar el altar interior, que podría significar seguir posponiendo lo que nos da identidad espiritual propia: una relación personal con Dios.  Pero también que de la naturaleza de ese cambio dependa que nos encaminemos a Dios o pongamos rumbo hacia el camino que no conduce a ninguna parte.

Etiquetas:

CAMBIOS AL SISTEMA DEMOCRATICO

La observación del mundo obliga a quien lo hace a reflexionar sobre los sistemas de gobierno.

Las noticias muestran crudamente el nivel de descomposición en que se encuentra la sociedad actual en México.  Las  leyes y reglamentos, profusas y variadas, son  constantemente violadas y rotos por los que se encargan de velar su cumplimiento.

Los políticos, con sus palabras y sus actos, desnudan sus intenciones para todos los que los observamos con una dosis mínima de análisis, sin embargo, asombrosamente, mucha gente acepta sus comportamientos como normales.

Ellos, los políticos, se acusan mutuamente de realizar solo actividades que les reditúen apoyo y sobre todo votos a la hora de las elecciones, sin reconocer que  las reglas del juego electoral se basan en eso y que ellos mismos las  han definido  así.   Denuncian a sus adversarios políticos por actos de corrupción pero rara vez lo hacen ante los tribunales correspondientes. Los que gobiernan acusan a sus adversarios de obstaculizar el progreso al oponerse a las iniciativas de gobierno.  Cuando la oposición se hace gobierno, en la mayoría de los casos ha terminado haciendo lo que antes criticaba.  Todo lo cual es parte de  una espiral de complicidades en la que todo es negociable y cada vez más personas optan por el precio.

Los resultados –al menos en éste país- han sido desastrosos: hay pobreza, corrupción, violencia, impunidad, delincuencia, hambre, drogadicción, etc. Todo a la alza.

Ante estos hechos, es claro que el sistema para gobernar y reemplazar a los que lo harán y que denominamos democracia, no esta funcionando bien.

Funciona mucho mejor cuando están presentes algunos ingredientes básicos, en cuya ausencia todo se distorsiona y cada vez más personas son manipuladas.

El método democrático funciona mejor cuando el grupo social es pequeño y hay mucho y mejor conocimiento entre sus miembros.  Cuando hay un sentido de pertenencia lo suficientemente fuerte como para cultivar el impulso colectivo hacia el bien común.  En base a esas dos premisas anteriores  es natural que se desarrolle  un acuerdo, sustentado en la reciprocidad,  sobre quienes deben ser los gobernantes y  las características personales que hacen posible que unos lleguen a esos puestos y otros no.

Los primeros ejemplos de gobierno en la historia se basaron en individuos que ejercieron su liderazgo como reyes y lo recibieron por la vía hereditaria, ejerciéndolo como amos absolutos de sus respectivos pueblos.

Los Griegos antiguos desarrollaron el sistema democrático y le permitieron a la humanidad pasar de un sistema de poder individual omnímodo a uno colectivo y con contrapesos.

Sin embargo, al aumentar la población hemos llegado al  hecho de hacer imposible que por las vías comunes nos conozcamos entre sí, la diversidad política se ha acentuado  (en  algunos países hay que agregarle la inmigración, la pluralidad religiosa, lingüística y racial),  además de las diferencias que naturalmente siempre han existido entre los conservadores y los radicales. En la época moderna, solo acontecimientos de gran impacto logran unir a tantos grupos enfrentados entre sí, como cuando se da una guerra.

Es evidente que el sistema democrático no es malo en sí mismo, pero dadas las circunstancias requiere ajustes obvios para ésta época.

Las condiciones de los participantes protagónicos en el sistema político demuestran que la humanidad ha ido refinando sus defectos, se ha pervertido, se ha corrompido, pero simultáneamente ha perfeccionado los métodos para ocultar los delitos que comete o evadir las responsabilidades que se derivan de cometerlos.

La evolución de los códigos penales es una muestra que pone en  evidencia, con lujo de detalles, el progreso de los delitos, la forma de castigarlos y las maniobras inventadas para evitar ser castigados.

Resulta obvio que las condiciones básicas del sistema democrático no están funcionando dado que frecuentemente los gobernantes no suelen ser  los mejores miembros que ha producido una sociedad -cualquiera que esta sea-  y las condiciones de competencia impulsan a los que aspiran a serlo a obstaculizar, tergiversar y oponerse a cualquier acción de gobierno, ya que de no hacerlo, se exponen a no poder logarlo nunca si estas son exitosas.  Y cuando ya lo han ejercido, si lo pierden, se vuelven una oposición obstinada en lograr que al que los desplazó le fallen las cosas, pues solo así lo recuperarán de nuevo.  Así, los protagonistas políticos son impulsados a  una paradoja: trabajan obsesivamente en obstaculizar o por lo menos ignorar todo aquello que pueda mejorar la vida del pueblo que dicen amar, solo porque son hechas por otros, los que gobiernan.  Y cuando hay alternancia solo intercambian los papeles.

Por estas sencillas razones uno de las primeros aspectos a modificar es la edad de los gobernantes.

Debería de establecerse una edad mínima para aspirar a puestos de gobierno en la que a mayor responsabilidad se requiera de mayor experiencia de vida, de tal manera que solo los ancianos puedan ser senadores y presidentes de una nación.

Cuando se conserva la salud a edad avanzada se demuestra, por lo menos, mesura y organización en las cosas personales. Además que la pasión y el ímpetu irreflexivo ya ha disminuido considerablemente, desarrollándose en las personas así formadas, un impulso natural a dejar algún tipo de legado a las nuevas generaciones, pues se cuenta con la certeza de que el fin esta cerca.

Esta sencilla medida dejará por fuera a los advenedizos y le permitirá a los que anhelan gobernar comprobar su vocación de servicio, dedicando su vida al beneficio de los demás, con la certeza compartida de que sus esfuerzo y dedicación se verá recompensado  al ejercer puestos de mayor responsabilidad conforme acumule experiencia, preparación académica  y sabiduría. De tal manera que si, en su camino a las cumbres de la vida,  pierde las elecciones para un puesto de mayor responsabilidad debería de poder postularse para reelegirse en el nivel que ya ha desempeñado.

La segunda medida indispensable es la obligatoriedad que debe de adquirir quien ingrese a hacer carrera en el servicio público de bienestar social, de hacer pública su vida personal, hasta en los más mínimos detalles. Los gobernados deben de haber comprobado antes que su interés por el bien común, no este en duda ni es una ocurrencia.

El concepto de gobernante como aquel que supo aprovechar una “coyuntura favorable”, para lanzarse de candidato, negociar apoyos necesarios para ganar, gobernar y retirarse después, es una perversión más de ésta época.

Tener un perfil público que incluya todos los aspectos de una vida, es una forma sencilla y económica de que los votantes puedan elegir a los aspirantes a cualquier puesto, pues conocerán mejor sus cualidades y limitaciones, que patrimonio tienen y como  fue formado, estudios, matrimonios, hijos, etc.,   y dispondrán de información completa de las experiencias acumuladas de los puestos anteriores que ha desempeñado el candidato: Que no sean necesarias las promesas, que las campañas se centren en los métodos de gobierno y la definición de prioridades, desde la base de la credibilidad de quien las hace.

Así, los futuros gobernantes deberían de iniciar su carrera siendo los presidentes de las sociedades de padres de familia de las escuelas,  los responsables de los clubs de beneficencia, presidentes de patronatos de ayuda, dirigentes de fundaciones, comisarios de pueblo, presidentes de manzana, etc., es decir el nivel más bajo de trabajo comunitario y cuando aun no se dispone de fondos públicos, a su disposición,  para hacerlo.

Esta disposición le daría un extraordinario impulso al trabajo y organización comunitaria, regresando el protagonismo al nivel en que es más difícil engañar  a los beneficiados, tendencia generalizada en éste país.  El trabajo comunitario ayudará a filtrar a los lideres y resarcirá la capacidad de decisión a quienes verdaderamente las deben de tomar y que hoy esta limitada al momento supremo de votar.

De ahí deberían de salir los regidores, consejeros municipales, etc., de entre los miembros de ese primer nivel de gobierno,  deberían de elegirse  los próximos presidentes municipales y los diputados locales.  De estos dos bien podría ser la base de elección de los próximos gobernadores de estados o diputados federales. Y de entre los diputados federales y los gobernadores seleccionar  a los senadores. De entre los senadores al próximo presidente del país y que los ex presidentes sean senadores vitalicios.  Los ex gobernadores que no pudieron avanzar deberían  de desempeñarse obligatoriamente un par de periodos después del que encabezaron el gobierno como diputados de su estado, conservando así abierta las posibilidades de lanzar de nuevo su candidatura, pero sin inmunidad sobre responsabilidades derivados de sus actos de gobierno.

La última etapa conduciría a  que el senado se convierta en un cuerpo colegiado de gobierno, una especie de consejo de ancianos, al que las reglas de acceso y de salida sean de los más altos estándares.

En resumen es necesario que se requiera muchos años de experiencia para gobernar un país, que sea evidente y pública la vida de quienes aspiran a hacerlo y que sean personas con una larga e impecable  experiencia de vida los que lo hagan.

Así como los beneficios son obvios, los inconvenientes de estas medidas han sido resaltadas por quienes las han analizado:

1.- Se requieren una o dos generaciones para poderse implementar. Sin embargo las difíciles condiciones  de México y el de otros países, exacerbadas a la hora de querer reemplazar a sus gobernantes y la cada vez mas compleja polarización en que se han ido cayendo países como  Italia, España, Venezuela, Estados Unidos, Argentina, India, etc.,  al entrar en esos mismos procesos, hace necesario intentarlo pues mantener las cosas como están solo asegura una cosa: la situación empeorará cada vez mas. El caos mundial ya ha dado muestras fehacientes de que solo haca falta un detonante para caer en la  la anarquía. Estos episodios ya han ocurrido en Estados Unidos, Francia, Argentina, Egipto, etc.

2.- Las afectaciones a los derechos individuales de quienes deseen iniciar su carrera política como gobernadores o presidentes de una nación.  Es evidente que el bien común esta por encima del bien particular, por lo que la sociedad tiene el derecho de imponer las condiciones que considere pertinentes.   Y,  conocer exhaustivamente a sus gobernantes antes de darles esa autoridad, más allá de lo que declaren sobre sí mismos, así como exigirles la experiencia previa que les permita demostrar las aptitudes que un buen gobernante debe de tener, son solo dos de las más básicas.

La experiencia de México demuestra que con las restricciones actuales y haciendo uso de las típicas campañas políticas  basadas en la promoción personal, controladas y manipuladas por los partidos políticos, nos han gobernado asesinos, corruptos, drogadictos, traficantes, ineptos, etc.

Por esos antecedentes irrefutables es necesario anteponer, al interés personal inocultable de quienes se interesan en las labores de gobierno, por los beneficios personales y económicos que implica, la necesidad imperiosa que como sociedad tenemos, de lograr que quien gobierne, lo haga bien. Y para eso es necesario imponer los filtros que ayuden a lograr que los gobernantes sean elegidos de entre los mejores miembros de una sociedad, es decir, entre aquellos que han destacado a lo largo de su vida por su honradez, su preparación académica, sus habilidades  cono administrador, su sensibilidad social, su inteligencia, etc.

Finalmente es necesario reconocer que estos cambios y cualquier otro en el mismo sentido, difícilmente se impulsará y se aprobarán por parte  de los actuales miembros de la “clase política”, pues atenta contra sus métodos y complicidades que les han permitido acceder  y mantenerse en el  gobierno, aunque sus resultados no los avalen.

Sin embargo estas propuestas también van dirigidas a ellos, sobre todo a los más jóvenes, es decir  a los que aun creen en el futuro como algo posible de modificar y de entre ellos, especialmente a los que han sido afectados por  quienes envilecen la política, obligándolos a  asomarse a la boca de ese monstruo que devora principios, esperanzas y dignidades  y que esas mismas personas no dudan en llamar “trabajo político partidario”.

Los que pueden impulsarlos hasta lograr su implementación son los que, sin ser parte de los partidos políticos, queremos disfrutar de los beneficios que trae el contar con los mejores  gobernantes posibles.  En ese sentido y una vez coincidiendo en las  prioridades elementales, todo es posible.

A estas propuestas les hacen falta muchos detalles, pues me limito a presentarlas como pensador con iniciativa, no como legislador.

Etiquetas:

¿ Para donde va la humanidad…?

La humanidad esta sometida a un acelerado proceso de globalización que comenzó por lo económico, esta basada en la información  y terminará por abarcar lo cultural y lo religioso.

Se están fusionando las culturas, se están mezclando las razas y terminarán por  mezclarse las religiones.

Los principales  problemas del mundo actual, al comienzo del siglo XXI son:

1.- El calentamiento global.

2.- la contaminación del agua, la tierra, el aire.

3.- El Hambre y el  Analfabetismo.

4.- La guerra.

5.- El terrorismo.

6.- la resistencia incremental de las bacterias y virus.

7.- La intolerancia religiosa.

8.- la violencia interracial.

9.- Las mafias internacionales basadas en el trafico de drogas, personas, animales, etc.

10.- El uso de la internet para los delitos.

Los principales y más graves problemas tienen que ver con los gobiernos y su forma de relacionarse entre sí. La internet ha rebasado a las legislaciones, los robots voladores asesinan selectivamente, nuevas enfermedades aparecen repentinamente y la doble moral aunada a  la corrupción impide la aplicación correcta de las leyes, eso hace difícil de enfrentar el mal legalmente, pues implica estar denunciando constantemente  en los tribunales, con todas las implicaciones incluidas cuando es el sistema mismo el que impide los cambios.

Sobre los mas grandes problemas mundiales actuales muchos optan por la participación política y la movilización social, sin embargo no es el único camino.  Recordemos que es en términos individuales, muy personales, donde es posible el cambio inicial.   Es en el fuero interno propio,  donde empiezan y se consolidan  los verdaderos cambios. Cuando una persona es honesta, se esfuerza por ser justa en su vida y vive pacíficamente,  el indignarse con la injusticia y la corrupción se vuelve una reacción natural y además es permanente.

El cambio social requiere la unión de multitudes solicitándolo simultáneamente. El cambio personal solo requiere un alma sensible con suficiente motivación como para tener la constancia que le permita  transformar su propia vida.

El hombre moderno cada vez es más un ser humano desprovisto de contenido, víctima de un vacío existencial que se originó cuando se apartó de la naturaleza para volcarse al vertiginoso ritmo de la vida moderna, ese tipo de vida que se basa en la búsqueda desenfrenada de bienes materiales y acumulación de dinero.

También debemos de observar el efecto que tiene en el mundo ese tipo de vida acelerada. Desde la época de la Grecia antigua Heráclito afirmaba: “la salud humana es un reflejo de la salud de la tierra”, si eso es cierto la gran contaminación y degradación de la tierra, símbolo de estos tiempos,  explicaría la inmensa cantidad de gente enferma que abruma a los hospitales.

En esta época cruel en la que los medios masivos de comunicación mayoritariamente se comportan como  enemigos de lo sagrado,  en la que los relegados de las escuelas y de los empleos, sin más oportunidades, engrosan las filas de la delincuencia,  no solo se necesitan personas que enseñen sino sobre todo personas que pongan el alma y el corazón al momento de enseñar.

Al fenómeno de  la globalización debemos de incluirle el sincretismo religioso, ahí hay un gran potencial de referencia para generalizar el respeto mutuo, la búsqueda del bien común, y lo que le urge a la humanidad de ahora: darle mayor importancia el desarrollo espiritual.

Se ha confundido el proselitismo religioso con la competencia.  No es con prohibiciones o con ataques a otros credos, como vamos a cumplir con los preceptos de la religión que hemos adoptado, sino respetando las religiones establecidas.  Un síntoma de madurez espiritual es  impulsar a las personas a que cumplan bien la que tienen y hasta destacando los aspectos mas visibles de las otras religiones, quienes ya hacen eso ha iniciado su propio camino hacia la Religión Universal.

La violencia inter religiosa se puede atender impulsando a que los mas experimentados exponentes de las diferentes religiones convivan  entre sí, que dignatarios de diferentes regiones y niveles sean  Budistas,  Hinduistas, Cristianos, Islámistas, etc., pongan el ejemplo de convivencia humana, tal y como lo pregonan sus principios sagrados. La convivencia permanente, visible y  coordinada hacia el bien común de los pueblos,  entre dignatarios religiosos de diferentes denominaciones, hará posible  llegar al corazón de dichas expresiones religiosas y posibilitar que las personas de alma sensible y nobleza de aspiraciones tengan acceso a la mística que mejor se les adapte.  Cuando dejemos de competir por los fieles,  superaremos el impulso a la violencia inter religiosa,  ya que como sabemos, en la catedral del alma se oficia en todas las lenguas que en el mundo hay.

En muchos países se ha penalizado la discriminación a los homosexuales y autorizado la legalización de las parejas así formadas, en un proceso que cada día avanza más. Por esa razón lo correcto es limitarnos a impulsar el respeto a las preferencias sexuales de las personas  por el método de poner  especial énfasis en  las ventajas de la vida en matrimonio Hombre-Mujer en términos de la realización espiritual que posibilita. Si alguien no comparte la espiritualidad cultivada en el matrimonio, no debería de sentirse excluido ni discriminado, pues el principio de la convivencia humana es el respeto recíproco a la libertad de elección de cada quien.  Al hedonismo y promiscuidad se le combate cultivando la vida espiritual, y ambos extremos están basados, en principio, en el libre albedrío.

El proceso de legalización de las drogas, avanza inexorablemente a nivel internacional,  dicho proceso no es más que una vuelta más en la larga espiral de degeneración en que se haya envuelta la humanidad.

Si se legalizan las drogas el camino que nos queda, a quienes no estamos de acuerdo dadas las actuales condiciones, es difundir por todos los medios los efectos perniciosos que producen para que haya suficiente información como para que los que se sientan atraídos sepan evitarlas. La estigmatización y la prohibición a priori solo aumentan las reacciones en sentido inverso.

La historia demuestra lo que es posible hacer con la vida humana. Bastaron unas cuantos años para que algunas personas hicieran de su vida algo extraordinario. Los mejores exponentes de cada época, cada pueblo, de cada religión, se esforzaron primero por transformar su vida y terminaron influyendo en  la de sus contemporáneos. Hay quienes  conservan el poder de seguir siendo tomados en cuenta, por el simple hecho de conservarse por escrito su ejemplo de vida y sus ideas.  Es obvio que al que no está de acuerdo con las injusticias y males del mundo, primero le toca transformar la vida que tiene, antes de querer cambiar el mundo que le rodea.

Actualmente la diversidad de intercambio, mezcla e interdependencia entre los grupos humanos es visto como un rasgo de debilidad por la diversidad de interpretaciones que incluye y el caos que puede originar, sin embargo es también un elemento de fortaleza por la amplitud de alcances que posibilita.

El camino de la superación personal en términos espirituales y el progreso colectivo igualitario  es exactamente el inverso al que recorre actualmente  la humanidad, de eso no hay duda.

El progreso tecnológico  ha potenciado la capacidad para beneficiar a la humanidad pero se ha priorizado el lucro, la dominación política y el control geográfico de zonas con abundancia de recursos naturales. Los resultados son inocultables: guerras constantes, violencia racial, hambruna permanente, contaminación indiscriminada, trafico de personas, conflictos entre religiones vecinas, y un largo etcétera. Últimamente  el terrorismo se hizo ubicuo y ni así le interesa a los gobiernos atender las causas de los males que aquejan al mundo, sino solo los síntomas y siempre y cuando les reditué alguna ventaja.

Esta época terrible en la que la ley del más fuerte impera y la del “ojo por ojo” condiciona  y ciega a los que a pesar de todo insisten en que las cosas no están tan mal e insisten en  solo distraerse y buscar la diversión que  confirme sus opiniones .

Y si las multitudes están confundidas y cada vez son más numerosas las almas tibias, lo que se requiere es la presencia cada vez más numerosa de almas inflamadas por las llamas del espíritu, cuya vida  no deje lugar a dudas sobre que tipo de cosas es posible dejar de hacer.  Personas  diferentes para un mundo podrido. Gentes que pueden hacer la diferencia con que solo respeten la vida, la naturaleza, las religiones, las razas. Personas que rechacen el delito, eviten la violencia y cultiven la vida espiritual en cualquiera de las formas  que lo plantean las religiones, desde la que han decidido practicar.

Krishnamurti aseguraba: No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.

El reto de la humanidad, a estas alturas, es  lograr confederar  organizaciones, religiones, etc., Una aplicación práctica puede ser tender puentes entre zonas pobres y zonas ricas e  integrar a los que ya llegaron, lo cual no solo podría reducir la migración, sino revertir su flujo, pues difícilmente alguien se va de su lugar de origen por gusto.

Todo mundo sabe que si se envían médicos y maestros  (se da apoyo para  obtener agua y comida, así como ayuda para crear fuentes de empleo), en lugar de soldados, tanques y bombas, el terrorismo  -a la larga-,  desaparecerá.

¿Para donde va la humanidad ?. Si no modifica el rumbo corre hacia su propia destrucción.  Y una vez ocurrido eso, tendrá que formar de nuevo una nueva civilización y una nueva cultura, como tantas veces lo ha hecho en el pasado.

Etiquetas:

La Paz

Recién pasada la navidad hemos vuelto a rememorar el nacimiento de Jesús siguiendo la antigua tradición iniciada por San Francisco de Asís de representarla en pequeñas figuras, pues así lo hace mi madre desde hace muchos años.

No ha faltado alguno de mis amigos que me agradecen que año con año les envió una postal con la figura del nacimiento y que siempre he titulado “la navidad del corazón”, obviamente ahora uso el correo electrónico, el Facebook y el WhatsApp para hacerlo.

Ambas cosas me han motivado para comentar que el significado de pasar por la navidad del corazón es múltiple pero se traduce en lograr la paz interior.  Ese estado de gracia ha sido buscado por multitudes de personas a lo largo de la historia, lo que es evidente es que  cuando alguien lo logra es inconfundible.  Cuando San Francisco de Asís lo logró comenzó a representarlo físicamente y a partir de ahí a todos los seres vivos los trató como hermanos.

Esa verdad inmanente es imposible de ocultar y difícil de expresar. Cuando a Gautama El Budha le preguntaron ¿ que es la verdad? Guardó silencio, dio la espalda y se retiró.  Cuando  a Jesús de Nazareth le hicieron la misma pregunta guardó un profundo silencio, como si nos dijeran ambos que ese tipo de verdad, la mas grande, la última que abarca el todo de las cosas y las personas no cabe en las palabras.

Ayer festejamos la Navidad, todo el mundo cristiano reparte parabienes y regalos, es curioso pero no todo el mundo es cristiano y los que si lo somos no hemos logrado ese tipo de paz.  Alguna vez una persona se acerco a Mahatma Gandhi para tratar de convertirlo al cristianismo, imposibilitado como estaba por ser figura pública en la búsqueda de la independencia de la India,  después de escucharlo le recriminó: Simpatizo totalmente con Cristo, pero me desilusionan los cristianos.

Recordemos que el saludo de él siempre fue: “la paz sea contigo”.  Como es posible que digamos ser cristianos y no estemos en paz con los demás y lo que es peor: no estar en paz consigo mismo.  La verdadera razón del origen de las guerras es la ausencia de paz interior.  Ya lo definió claramente  Pierre Proudhon cuando nos recordó: “La paz obtenida en la punta de la espada, no es más que una tregua”.

Como anécdota sabemos el caso de un joven que quiso ser recibido por el abad de un monasterio, el más mas grande de los conocidos y al que aspiraba ingresar, para lo cual tuvo que presentar carta de solicitud y externar sus saludos de la mejor manera posible esforzándose por cumplir todo el protocolo, sin embargo, para su sorpresa el Dignatario le cuestionó:  “te falta un saludo…”  el joven, sorprendido, en lugar de desconcertarse atinó a responder: “ no hay mejor saludo que el del corazón tranquilo…” y no solo lo recibió en audiencia sino que lo acepto como miembro de su comunidad.

Por el contrario en una ocasión una persona estaba molesta por el estado de gracia y felicidad que permanentemente irradiaba del Budha y resuelto se le acerco mientras éste estaba en meditación. Le comenzó a insultar, sin obtener respuesta, cuando los insultos subieron de tono y presagiaban hasta  agresión física, el Budha abrió lo ojos y se dirigió a su visitante: “ si alguien te lleva un regalo y este no lo aceptas regresándoselo a quien te lo lleva, quien es el dueño de ese regalo…?”  Desconcertado la persona contesto: “pues sigue siendo del que lo ofreció”.   “Igualmente te digo, llévate el regalo que me estas ofreciendo, no lo acepto….”y siguió tranquilamente en meditación.

Si la paz fuera una sustancia seria el mejor de los regalos, imposible de empacar y aun más difícil de repartir.  Al querer repartir la Paz nos daremos cuenta, asombrosamente,  que no todo el mundo la quiere recibir, unos por que simplemente no la quieren  y otros porque no quieren pagar el precio. Los que prefieren la violencia y el odio simplemente no les interesa y los que la anhelan no saben como dejar de molestarse con los demás y cuando han llegado a odiar,  en el mejor de los casos solo la ocultan de los demás.

La paz interior es fácil de obtener, basta estar dispuesto a dejar de sufrir, es decir  a abandonar los sentimentalismos, los apegos, el miedo al que dirán, etc., por supuesto que esa búsqueda comienza por el perdón y con dejar de mentir.

Hay una frase muy antigua que dice: “inútilmente habrá nacido Jesús en el pesebre de Belén si no nace en nuestro corazón también…”.

Hoy, esta Navidad es bueno recordar que “Si queremos un mundo de paz y de justicia hay que poner decididamente la inteligencia al servicio del amor”, Antoine De Saint Exupery

Etiquetas:

Una noche espiritual…

Por mi trabajo me toca convivir con muchos niños diariamente, usualmente me  alegra ver el futuro en sus miradas, es algo que aprendí a hacer viendo a los ojos a mis hijos, pero en este país -y en casi todo el mundo- el futuro esta enfermo y desde hace unos meses sus miradas alegres y sonrisas espontáneas me producían una extraña sensación de impotencia.

La confianza en el futuro se me fue diluyendo y cuando me  preguntaba ¿qué va a pasar con ellos cuando sean adultos…?  ¿qué clase de mundo le tocara vivir a mis hijos…? Me abatía la incertidumbre, como si el futuro ya hubiera llegado y fueran ciertos los malos presagios….En esas andaba cuando cometí algunos errores y la angustia me atrapó.  Deje de salir y me refugie en la meditación, pero perdí inspiración para la oración.    La situación me alejó de la televisión y los periódicos.

Deje  de escribir por tristeza. Las malas noticias terminaron por afectarme, en este país todos conocen cuales son esas malas noticias pues casi no hay de otro tipo. Me daba la impresión de que no valía la pena externar opiniones  o compartir experiencias y al observar la dinámica social mostrada en las redes sociales mas crecía la convicción de dejar de “decir” para mejor “hacer”.

Afortunadamente nunca he perdido la intuición y llevado por ella aproveche uno de mis  viajes para ir al Gran Cañón, en Arizona. Necesitaba una respuesta a ese desajuste interno.   En cuanto llegamos lo primero que hice fue acercarme a la orilla, mi familia no entendía tanto interés por localizar alguna roca que sobresaliera al desfiladero, hasta que la hallé. Realmente no tenia ninguna razón lógica para hacer eso, simplemente me “latia” hacerlo.   En cuanto me vi cerca del abismo y  me senté a contemplar aquella inmensidad, bastaron unos instantes para que la respuesta  me llegara sola, espontáneamente: Estaba en una “noche espiritual”, de manera que lo que había que hacer era sostenerme, cuidar mucho no volver a cometer errores y esperar la llegada de un nuevo día.

Así permanecí por varias semanas hasta que, de repente, el dengue me obligó a estar una semana en cama, las cosas auguraban que se complicarían aun más pues deje de ir al trabajo, sin embargo fue precisamente ese aislamiento y la oración lo que me permitió comprender mejor, enfrentar las cosas cotidianas con una nueva actitud  y salir por fin de esa etapa.

Los alquimistas tenían una frase que dice: “ imita a la naturaleza y encontraras lo que buscas”, y eso fue lo que hice “esperar”, esperar a que pasara “la noche”, con la convicción de que tarde o temprano el día aparecería.  En la filosofía védica de la India le llaman “pralaya” a esas etapas de la vida.

Este país  pareciera estar en una “noche espiritual” dados los terribles condiciones en las que se nos obliga a vivir y que dan la sensación de descomposición, de confusión, alimentada por la corrupción, la violencia, el cinismo y la impunidad…. con   el agravante actual de que no hay un gobierno capaz de enfocar los esfuerzos necesarios para salir de ella.

Nadia habla del futuro como algo promisorio.

No me interesa escribir sobre que es lo que hay que hacer para salir de esta situación dado que ya hay muchas personas haciéndolo, además, es evidente que los gobernantes ya saben que hay que hacer, solo que a algunos no les interesa hacerlo y a los otros no se les permite.  Así es como  enferman el futuro de los que gobiernan, envenenándolo.

A nivel personal las cosas son distintas, no hay nada que no podamos hacer pues la vida interior de cada cual es el espacio donde algunos viven en sus propias noches espirituales  y otros en días de gran actividad, podrán ser largas, cortas o al revés, pero invariablemente, siempre estaremos todos  expuestos a ir  pasando de una a otra.

Las situaciones personales adversas, en las que se involucran nuestros familiares mas cercanos o nuestras necesidades básicas, cuando coinciden con grandes adversidades externas pueden conducir a algunas personas a la depresión, sin embargo hay dos sencillos pasos para evitar llegar  a  ella: Nunca olvidarse de Dios es la primera. Ya lo descubrió empíricamente Facundo Cabral cuando concluyó: “no estas deprimido, solo estas distraído”. Pues cuando alguien está así   -“distraído”- es porque se ha olvidado de las cosas que le rodean y de lo que nunca debemos de olvidarnos es de la presencia de Dios en nuestra vida.  Esta actitud es útil incluso para los que ya están en depresión.

La otra es un poco mas exigente pues se debe evitar hacer cosas por impulso, espontáneamente. Todo lo que hacemos debe de ser reflexionado, meditado, con el fin de hacer solo lo que haya pasado el filtro de dicho análisis.

Si en el mundo actual dominado por el hedonismo, se incentiva la espontaneidad en todos los aspectos que tiene que ver con la búsqueda del placer y la comodidad, es obvio que la reflexión interior, el análisis de las acciones antes de realizarlas es la base para avanzar en el camino espiritual que conduce al desarrollo interior.

Esforzarse por mantener el recuerdo de Dios en cada aspecto de nuestra vida y meditar toda acción antes de realizarla es posible pues el lazo que las une es la oración.

No podemos evitar las “noches espirituales” pues son parte de la naturaleza, sin embargo lo que si podemos hacer es que sean mas cortas, pero sobre todo, la presencia Divina en el hombre hace  que sean menos “oscuras”, ya que todos necesitamos después de un período de intensa actividad una etapa de reposo…

En relación a todo esto es bueno recordar aquella frase que dice: “La fe es el pájaro que canta cuando el amanecer todavía está oscuro”. Rabindranath Tagore

Etiquetas:

Sembrando Ceibas….

Hoy sembré una ceiba en mi huerto, había nacido espontáneamente justo enfrente de la ventana de la recámara, fue un regalo que cayó del cielo empujada por la brisa y fertilizada por los cuidados que mi esposa le da a nuestro jardín.

Hoy sembré una ceiba en el huerto pues era el árbol que faltaba en ese lugar que desde hace años estamos  repoblando de árboles y de frutales y donde planeamos ella y yo pasar nuestra vejez disfrutando de  su sombra y de sus frutos.  Ya había sembrado una, la primera,  en medio de juegos infantiles, a instancias de nuestro maestro y justo enfrente del aula de cuarto año de primaria.  Hace poco cuando me platicaron de ella me hablaron  de un frondoso y espectacular árbol que le sirve de distintivo a esa escuela de mi infancia.  Cuando crecí y me fui de viaje por el mundo, ella siempre me siguió. Se me cruzó por todos lados en mis recorridos por la península de Yucatán, donde los Mayas lo veneraron como árbol sagrado llamándolo yaaxché y ni los españoles pudieron evitar que los plantaran en el centro de las plazas de sus pueblos.

Me topé con su figura inmensa que atraviesa el mundo de los hombres y los dioses al estudiar la cosmogonía maya pues comunica los tres planos en que está dividido el universo.  Sus ramas son medicinales y tiene el aspecto de  un Ser agradecido pues además  de dar amplia sombra por tener brazos inmensos, sus características  permiten la apertura de los trece cielos para todos los que osan treparla, en el sentido figurado que tanto gusta de usarse en el idioma de los mayas.

Después de mucho viajar  regrese a mi tierra y me vine a casar con una nativa de Cócorit, un pueblo del estado de Sonora cuya característica son las inmensas ceibas que tiene esparcidas por todos lados y sobre todo las que le dan vida y distintivo a su plaza principal, en un rasgo entre curioso y trágico pues esos árboles  hermanan al pueblo de Cocorit  con la península de Yucatán que está en la zona geográfica  de donde es originaria la ceiba  y a donde fue deportada su gente,  parte del pueblo yaqui, en aquella epopeya genocida de la que fueron víctimas en la época porfirista. Los yucatecos nos enviaron sus ceibas y los yaquis les pagaron con sudor y sangre esparcida en los campos en sus esfuerzos por sobrevivir y regresarse.  Ella pertenece a ese linaje, la conocí en uno de mis viajes y al poco tiempo  nos casamos en una casona antigua que esta rodeada de ceibas inmensas y bailamos en la fiesta al pie de la más grande de ellas.

Los botánicos describen a la ceiba como monumental y de vida centenaria, registrando  casos de una que ya pasa de los cuatrocientos años y otra a la que  le documentaron doscientos, ambas en Guatemala.

Al decirle a mi hijo menor que la ceiba que tenemos  enfrente, que está casi alineada con  la puerta de la casa, es un viejo conocido puesto ahí por la generosidad de un vecino y  que ya pasa los treinta metros de altura y veinte años de edad, se rió e ironizó la solemnidad con la que me dispuse a mover de lugar la ceibita, su hija,  que había nacido en el jardín para llevarla a la huerta.  “uhh papá ya vas a estar viejito para cuando se perezca a ésta…” me dijo apuntándole.  Sin hacerle mucho caso, reuní a toda la familia, juntos  la trasladamos y como lo he hecho con muchos árboles más, la replanté junto con mis hijos, repitiéndoles un discurso ya conocido por ellos: no importa cuanto tiempo sea necesario para que den frutos y sombra y si los que se beneficien vayamos a ser nosotros u otros; de niño comí fruta hasta el hartazgo y nunca conocí a quienes sembraron esos arboles, de manera que los que he ido sembrando a lo largo de la vida, serán una forma de retribuirle a los niños del futuro,  lo que otros me dieron a mi en el pasado: cuando mis hermanos y yo éramos niños y las tardes se nos iban en jugar en compañía de nuestros amigos, subir árboles para comer  sus frutos, era parte de la diversión.

Hemos andado el valle del yaqui en búsqueda de arboles monumentales y  descubierto, con cierta tristeza, que casi ya no quedan álamos, zapotes, eucaliptos y demás árboles que solían destacar en el horizonte  al recorrerlo por el borde de los canales.  Deberíamos de reforestar éste valle, para regresarle a sus hijos la sombra y la fruta que hace unas décadas tenía, los lugares se indican por si solos, son los cruces de los canales, a lo largo de los drenes y en todos los lugares que no interfieran con las actividades agrícolas. Es frecuente que la gente se queje de que ya no llueve “como antes” sin embargo en nosotros está contrarrestar en algo lo que lo produce: si reforestamos el valle y la sierra que lo bordea,  lograremos  que hagan todas las maravillas que esos “laboratorios” biológicos que son los árboles son capaces de hacer, incluyendo, cuando son muchos,  lograr que la evaporación se condense justo en las zonas que hacen llover, restituyendo el ciclo del agua y evitando las temibles sequias. En esos momentos de gran escases  es cuando los arboles parecen gritarle  a los hombres: “yo te ayudo….yo te ayudo…..”, en un dialogo de oídos sordos y gritos lastimeros por no ser suficientes para lograrlo.

Los árboles que deberíamos de plantar por todos lados debe de incluir los de gran tamaño ya que los espacios disponibles son escasos, dado que la vegetación original es decir, el manto vegetal que le corresponde al valle está totalmente ocupado por la agricultura intensiva.

Hoy planté uno de esos, obviamente una Ceiba,  propiciando que las manitas tiernas de mis hijos  cubrieran de tierra sus raíces generándoles una lazo invisible e indisoluble para con un ser vivo de una fuerza y longevidad como pocos en el mundo.

Con el paso de los años, en temporada de huracanes, he aprendido a  escuchar como recibe la fuerza del viento en una especie de dialogo de titanes que proviene del fondo de los siglos y que, en lengua maya, mi vecino, esa ceiba esplendorosa le dice a quien se acerca:  “¿que fue de los dioses que me habitaban…..?¿Dónde están los hombres que me adoraban….? ¿Quien eres tú que impávido te acercas temeroso de que el viento me haga algo, cuando sólo  es el medio que me permite hablar con la distancia?. ¿Que les pasa a los hombres de ahora que no  entienden mis gritos de esplendor por ser el invicto vencedor de los huracanes…?.

Hoy, intercambiamos nuestros hijos y en un acto de gratitud prometimos protegerlos. El, por ser yo un ayudante del viento  que esparce sus hijos por el valle, y yo  porque al pasar cerca de él diariamente, camino al trabajo, recibo su sombra que me hace voltear a verlo,  recordándome  el camino que realmente debe recorrer toda persona, apuntándome inflexible,  hacia el cielo.

Finalmente, como dijera Goethe, todas las teorías son grises solo es verde el dorado árbol de la vida, parafraseándolo  te  pregunto: ¿Cuándo vas a sembrar tú el árbol que te acompañe?…… ¿Si sólo puedes tener uno o dos  hijos, según costumbre de ésta época cuándo vas a sembrar los árboles que te compensen……?

Hoy, fue un día especial para mí al sembrar uno,  cualquiera de esos puede serlo  para ti también.

Etiquetas:

LA GLOBALIZACIÓN CULTURAL

Ver la globalización solo como un proceso de interdependencia económica es limitarnos a un solo aspecto de un fenómeno mucho mas complejo, que abarca casi todos los aspectos de la vida actual y que es solo un paso mas en el proceso de integración al estamos sometidos todos.

A escala planetaria es visible por las comunicaciones instantáneas que arrojaron a la esquina de ser simples  eco de las noticias a los periódicos, ya  que cuando salen impresos en la mañanas, las noticias ya han dejado de serlo desde  muchas horas antes.

Para los que no somos participantes de los directorios de las empresas globales y de los gobiernos de países influyentes en el devenir mundial, lo que ellos deciden en secreto no siempre coincide con lo que aflora en eventos como el que estamos viendo en estos días en que se celebra el campeonato mundial de futbol en Brasil.  La gente cada vez se conoce mas entre sí independientemente de que país sea originario, los matrimonios interraciales ya no escandalizan a nadie, las apariencias físicas ya no son un referente claro sobre de que país es una persona.   Hemos visto a Jugadores con apellidos españoles jugar como suizos, a turcos de origen jugando como alemanes,  etc.,  felizmente los negros ya no solo son de África pues actualmente ya  representan  a Francia o a cualquier otro país de Europa o América, aunque su presencia en otros continentes fue inicialmente consecuencia de uno de los episodios mas vergonzosos y humillantes y del que todos tenemos conocimiento.

Las impresionantes cifras del turismo internacional comprueban  el intercambio cultural como un fenómeno inédito en la historia de la humanidad por la escala a la que esta ocurriendo, basta visitar algunas de las grandes ciudades estadounidenses para constatar este fenómeno donde se concentran los inmigrantes, similar a lo que se puede apreciar en las capitales de Europa. Nueva York fue el primer crisol donde se están fundiendo las raza humanas.

Solo faltan unos cuantos siglos mas para que la humanidad se diluya  en una gran mezcla como ya esta ocurriendo en las grandes capitales del mundo. Y las culturas locales se vuelvan cada vez mas apreciadas, por lo mismo.

El fenómeno racial es solo  la parte visible de otro que esta ocurriendo en el interior de las personas de esta época.

Hace unos meses supe de una iniciativa surgida en África y retomada desde hace unos  años en Estados Unidos, para impulsar el “CRISLAM”, una especie de mezcla de cristianismo con el Islam, impulsada por algunos lideres religiosos de varias denominaciones y que por su novedad esta  teniendo  creciente auge desde entonces. El marco de referencia actual  que tiene este fenómeno,  es el de la confrontación armada de algunos países de cultura cristiana y algunos de cultura islámica, por motivos inadmisibles y vergonzosos.

La historia registra las atrocidades que se han cometido cuando un grupo quiere imponer a otro su religión y su cultura y también cuando el proceso es despojado de esos ingredientes. El surgimiento de la religión Sij,  hace 500 años,  en el norte de la India es un caso paradigmático, aunque por si mismo no fue suficiente para evitar la violencia entre religiones geográficamente vecinas.  Mientras  los seres humanos estén dispuestos a matar a otros en defensa de una doctrina, también estarán dispuestos a morir por la misma causa y ese ha sido el mayor combustible para la gran hoguera en que se han inmolado millones de seres humanos.

Hoy a los que argumentan en contra del acercamiento interreligioso y descalifican a los que lo plantean con todo tipo de argumentos de supremacía respecto a las otras religiones es bueno recordarles aquella frase memorable dicha por el jefe de una tribu norteamericana hace 300 años, quien  ante el avance y abuso del gobierno blanco les hizo saber su extrañeza por quererles “comprar” sus tierras y  con una mezcla de resignación y lucidez les dijo:  “después de todo tu Dios y mi Dios tal vez sea el mismo….”

Los apellidos ya están en todos los continentes, las razas se funden y las religiones se dispersan irremediablemente, en muchas ciudades bastan unas cuantas cuadras para experimentarlo. La base del éxito en este proceso es la tolerancia y el respeto a la diversidad cultural.

El último cambio en sus labores expansionistas de una religión marcadamente proselitista como lo es la de los testigos de Jehová, es positivo y tal vez responda a esta situación irreversible: además de sus visitas casa por casa, ahora han optado por ponerse en lugares de mucha concurrencia, como el metro, estaciones de autobuses, etc.,  y simplemente esperar a que los transeúntes se les acerquen y entonces proceder a realizar su labor, si asumen esa actitud hasta sus ultimas consecuencias se asemejaran a los budistas –la menos proselitista de todas las religiones- cuya base principal de difusión es el respeto y la tolerancia:  “No te abordo, solo me aseguro que sepas que estoy a tu alcance, y si te interesa, te compartiré lo que tengo para ti”.

Así como los idiomas, los apellidos, el color de la piel y las costumbres ya no son líneas nítidas de delimitación geográfica, así tarde o temprano los preceptos religiosos continuaran integrándose por efectos de la globalización. Esto sucederá siempre y cuando se les use para lo que fueron establecidos: ser mejores personas en función a nuestra relación  personal con Dios,  y no para  obtener beneficios económicos, políticos o cualquier otra cosa.

La religión no se discute, solo se vive de acuerdo a como la vayamos comprendiendo.

La humanidad ya superó la etapa de la supresión forzada de las religiones que se intentó en el comunismo mientras se desarrollaba una nueva sociedad, que como sabemos terminó en nada en términos de desarrollo personal.   Lo mismo le pasó  al extraordinario concepto del “hombre nuevo” en la cuba revolucionaria y que partía desde esa perspectiva, del cual cincuenta años después, apenas si queda eso, el recuerdo.  Si al Ser humano le quitas la religión le quitas la substancia. Sin embargo debemos de hacer,  obviamente la distinción entre las formas religiosas o iglesias organizadas y la religión como experiencia personal de relación con eso que denominamos Dios.

Para muchos todavía  no existe el cristianismo islámico o un islamismo cristiano, pero el proceso ya comenzó…..

Etiquetas:

Las contradicciones del mundo actual

Cada vez que hay acontecimientos de impacto internacional afloran, desde los cimientos de nuestra civilización,  las terribles contradicciones que nos son comunes a pesar de estar  unidos por la tecnología y las teorías económicas.

A los apologistas del progreso, el avance científico y  la tecnología que hace la vida mas placentera -y que nos conduciría al mundo ideal-, les es cada vez mas difícil ocultar  las contradicciones que denotan síntomas inequívocos de  injusticia organizada, abuso del mas fuerte, explotación despiadada, despilfarros inmensos, manipulación deliberada y aplicación de doble moral según sean los intereses de los involucrados.

¿Quien puede negar que el sistema de producción de alimentos esta diseñado para el  lucro, pasando al último lugar las necesidades de los mas desprotegidos….? Por eso es que la pregunta obligada es si esa es realmente la única manera de hacerlo.  Las inmensas cantidades de alimentos que se desperdician en toda la cadena de producción, transporte y alimentación son inhumanas, mientras en otras partes la gente esta literalmente muriéndose de hambre. No hay falta de alimento en el planeta, lo que hay es un método  de producirlo a costa de lo que sea y despiadadamente  ponerlo a disposición solo del que pueda pagarlo. Un alto porcentaje de alimentos simplemente se pudren en los anaqueles.

El desarrollo de cura de las enfermedades esta desvirtuado por un sistema que privilegia  la producción de medicinas en función de los beneficios económicos que garanticen retribución de la inversión y no en su potencial curativo.  Esta situación la han hecho pública  cada vez mas médicos y demás agentes relacionados a las  compañías farmacéuticas, especialmente se refieren a los padecimientos crónicos y aquellos padecimientos cuyos tratamientos han sido enfocados a “administrar” la enfermedad no  a curarla.  En ese  esquema el medico es primero un agente de ventas al que se le ha olvidado el juramento de Hipócrates.

La globalización ha desplazado, alejándolos, a  los centros de producción de los centros de consumo, esta situación se basa en la reubicación de las fabricas en los lugares  que ofrezcan “mejores condiciones” de competencia, pero esto último no es mas que un eufemismo que incluye el poder pagar los salarios mas bajos posibles, reducir las prestaciones laborales, poner a trabajar a  niños, etc., etc.

Al impulso de la globalización y bajo el esquema de un capitalismo salvaje las fabricas de ahora están en china, Bangladesh, África y Latinoamérica para satisfacer el insaciable consumismo de Estados Unidos, Europa y todos los que los emulan.

Quien puede negar la existencia de la explotación laboral infantil y  la casi esclavitud de los trabajadores en los grandes centros de producción que aceptan  condiciones  oprobiosas bajo la premisa de es mejor un empleo así que no tener nada…..?

Estos puntos de vista que son solo algunos de los múltiples aspectos de la situación actual, pero dicen mis amigos que solo se ven así por los que están en la parte de  abajo de la pirámide social y por lo tanto no se han beneficiado de las oportunidades del sistema, sin embargo los ingredientes que observamos también están presentes en los tratos entre los países y entre los gobiernos

y sus gobernados.

Hace unos meses un especialista australiano en sistemas informáticos rebeló información secreta de los organismos de espionaje y del ejercito de Estados Unidos, desatando un escandalo de proporciones mundiales  por dar a conocer documentos secretos en lenguaje pocas veces publicado antes.  Todavía no se calmaban las cosas cuando irrumpió en el escenario  un espía  estadounidense arrepentido, el cual publicó información que no dejaba ya lugar a dudas del nivel de paranoia e intromisión en la vida privada ha que ha llegado su gobierno en sus afanes de control y defensa de sus intereses.

También sirvió para evidenciar que los países afectados no se pudieron quejar abiertamente, los que lo hicieron pronto se callaron, por la simple razón de que ellos también lo hacen, como se los recordó el presidente de Estados Unidos, cuando los reclamos eran mas álgidos.

Como producto de la competencia económica y  militar, con todos los privilegios que eso conlleva para quien gana, todos desconfían de todos y todos espían a los demás.

La locura es colectiva.

Lo curioso del caso es que las crisis políticas,  que anteceden a las  bélicas, pintan a todos los gobernantes de cuerpo entero (todos se parecen), sin importar quienes sean y de que país se trate.

La ultima crisis política -que lo ha vuelto a demostrar-  ha sido así:

En Ucrania la remoción del gobierno pro-ruso ha sacudido a todos. Los gobernantes rusos  argumentan que los ciudadanos de la península de Crimea tiene  derecho a separarse de Ucrania por medio de un referéndum, pero le niegan ese mismo derecho a los Chechenos. Los gobiernos Europeos reconocieron la independencia de Kosovo, pero se opone a la de Crimea.  Solo España no lo ha hecho pues sentaría un precedente con respecto a ese tipo de separaciones ya que tiene en puerta un plebiscito en ese sentido sobre Cataluña. China se ha limitado a guardad silencio pues no quiere afectar sus relaciones económicas con Rusia si lo critica y no puede aceptar el referéndum de Crimea como derecho su población pues teme que los Tibetanos soliciten lo mismo.

Estados Unidos argumenta en contra del despliegue militar ruso en Ucrania diciendo que “esta violando el derecho internacional en base a razones inventadas”, solo que curiosamente, esas acusaciones son las mismas que recibieron ellos en el caso de Irak, con unas armas de destrucción masiva que supuestamente poseía el régimen de Saddam Hussein y que nunca pudieron ser mostradas, pero que no les impidieron invadir ese país.

En ese caso fue obvio que nadie quiso confrontar militarmente a  EU dado el poderío militar que tiene, aun cuando estaba pisoteando flagrantemente el derecho internacional,  lo mismo a lo que parece apostarle  ahora  Rusia en el caso de Ucrania, un país con el que, a raíz de su separación, tiene firmado un tratado de cooperación que incluyó que los ucranianos le cedieran el arsenal nuclear a cambio de que Rusia les defendiera ante cualquier amenaza y ademas  les  garantizaba la integridad territorial, algo en lo que los “guardianes” están precisamente decididos, pero al revés.

Cualquier resolución de la ONU es puesta a consideración de  los miembros permanentes del consejo de seguridad, sin embargo no importa el tema o la trascendencia que tenga, si no le gusta a uno de ellos, los mas fuertes del mundo, hace uso de su derecho de veto, es decir la anula.

Solo ellos pueden hacer casi cualquier cosa, pues les asiste el derecho de la fuerza. A  las decisiones así tomadas, solo se les acompaña de horas interminables de retorica, justificaciones y amenazas.  Llegando al absurdo inaudito de querer pacificar las regiones en conflicto armado…enviando mas soldados armados¡¡¡¡

Así es el panorama que los gobernantes nos proporcionan del mundo:  Contradictorio y abusivo. Depredador y despilfarrador. Corrupto y sanguinario.

En los esfuerzos por mejorar la situación mundial nadie se acuerda de Jesús, nadie recurre al Budha.

Incluso Gandhi, el ultimo pacifista famoso, resulta sumamente incomodo para las elites gobernantes en esta época terrible.

La  bondad si existe y en suficientes cantidades, solo que le pasa algo similar a los alimentos: se sigue produciendo en buenas cantidades pero se distribuye con muchas dificultades y se le deja descomponer en los corazones de quienes no la usan a tiempo, la bondad es una fruta exquisita cuya “vida de anaquel” es muy corta, si no va acompañada de los hechos.

Analizando estos problemas no es muy difícil llegar a una conclusión:  por mas grandes y complejos que sean, si se trata de política,  siempre tienen un ingrediente común: la traición. Las páginas de la historia están salpicadas de sangre y lágrimas vertidas por quienes recurrieron  a la traición para el logro de sus objetivos.

La traición es una contradicción visible, flagrante.

La mentira es un ingrediente de la contradicción, así como la contradicción lo es de la traición, las tres van entrelazadas. El que miente se expone a contradecirse y terminar traicionando. Es sabido que los políticos son expertos en la mentira, están llenos de contradicciones y por lo común van acumulando, conforme suben de puesto, las traiciones que les han facilitado su avance. Pocas son las excepciones a esta regla, aunque si las hay.

Esto es así y lo ha sido por mucho tiempo, de manera que solo dejando de mentir y evitando caer en contradicciones podemos erradicar la traición en nosotros.

Si dejamos de traicionarnos a nosotros mismos en relación  a los principios mas elevados  que forman parte de nuestras metas en la vida, si trabajamos por lograr la integridad a toda prueba en todas las áreas de la vida, podremos aspirar a lograr la veracidad. El camino hacia la integridad personal comienza por controlar la lengua y dejar de mentir. El que se traiciona a sí mismo termina  traicionando a los demás.

Por eso es que la vida dedicada al desarrollo espiritual es incompatible con la política. Escrito esta que en cuanto se cruzan ambos aspectos la regla es: “dad al gobernante lo que es de los gobernantes y a Dios lo que es de Dios”. ( Mateo 22: 20-22)

Y en cuanto a la mentira, las contradicciones y la traición tan comunes a las personas desde que tenemos memoria del mundo, ya conocemos la frase enigmática, exigente y de una sabiduría única:  “Y conocerán la Verdad y la Verdad os hará libres…”  (Juan 8:31-32).

Etiquetas:

El verdadero protagonismo de México

En forma inesperada y por varias razones México esta tomando un destacado  rol  protagónico del acontecer mundial, lamentablemente no en la mejor forma.

No hace mucho  la revista FORBES ubicó a un mexicano como “el mas rico del mundo”, lo cual le dio a esa persona los beneficios de los reflectores globales y al país la polémica incluida en la noticia, pues la  mención de su origen fue también motivo de criticas, por seguir siendo una nación que  manteniendo desigualdades sociales altísimas, al mismo tiempo  fue capaz de prohijar ese nivel de riqueza concentrada en una sola persona.

Hace unos días el escritor Italiano, Roberto Saviano, especializado en temas de narcotráfico y exiliado en EU por publicar libros sobre las mafias Italianas, enfatizó el liderazgo mundial de un mexicano al que no tiene empacho en llamar “el Steve Jobs de los narcos”.  Esta persona que también es un  periodista destacado, al ser entrevistado con motivo de la aprehensión ese líder de la delincuencia, aseguro: “ México esta en el corazón del mundo, por una razón en particular: sus carteles controlan el mercado de la cocaína…”, “la economía mundial, desde el punto de vista de la droga, tiene a México en el centro”.

Ambas cosas nos impulsan a reflexionar en los aspectos que hicieron  simultáneamente todo esto posible y sobre las aportaciones que podrían emanar desde este país,  mas allá  de las controversias políticos-económicas  y por supuesto en el extremo opuesto a la  delincuencia organizada.

Recuerdo que en la ceremonia de presentación del Tratado de Libre comercio entre Canadá, Estados Unidos y México hace 20 años, el mexicano que hablo se refirió a la   integración entre las tres naciones por ser el tópico de moda entonces ( solo que –como siempre- cada quien lo hacia desde distintas perspectivas), recordándoles que en ese tema, la mejor  fuente  y la de los mejores  aportes podría ser la cultura de México ya que “tenemos  miles de años de historia propia y mas de 500 con aportes Europeos…” generando cierto desconcierto entre los asistentes.  Recuerdo en especial al Canadiense que no pudo dejar de reconocer que la cultura de su país no ha logrado diferenciarse del todo de la estadounidense y por lo mismo al que mas le llamo la atención dicha afirmación mexicana.

Que se sabe en el mundo actual de la filosofía náhuatl?, ¿quien conoce la doctrina  de Quetzalcoatl?, cuyo origen se pierde en el pasado milenario y cuyos vestigios aun estaban vigentes  a la llegada de los españoles…?.

Que se ha hecho para rescatar los contenidos de los calmecac donde los tlamatimine fueron capaces de mantener vivos los conocimientos y la filosofía en que se cimentó una civilización que sobrevivió mas de mil años ?

La lamentable situación de decadencia religiosa y abusos de poder en que se encontraba el pueblo azteca como dominante y los mismos pueblos sojuzgados, ha eclipsado la riqueza cultural que los hizo posible.  Los sacrificios humanos, como expresión de la barbarie institucionalizada ha sido una pesada loza que mantuvo oculto por mucho tiempo  lo mejor de la civilización náhuatl, una vez que llegaron los europeos a “civilizarlos”.  Ahora esta claro que la fuente de la que se nutrió la civilización azteca fue la Tolteca y Teotihucana, separada de estas por mas de quinientos años, a lo que hay que agregarle, que para cuando  llegaron los españoles a México, hacia mas de 600 años que los Mayas y su exquisito refinamiento  arquitectónico y religioso había desaparecido.

En ese sentido la región de lo que ahora es México fue un polo de desarrollo cultural similar a lo que en su momento lo fueron Egipto, la India, Mesopotamia, China, etc.  La inmensa llama que se prendió en Egipto duro miles de años encendida, iluminó el esplendor Griego y tubo su ultimo re fulgor en la Roma de los Cesares, quienes fueron victimas de  excesos y tergiversaciones religiosas que los llevaron a su propio fin, tal y como les paso en su momento a los Tlatoanis aztecas. Estos últimos solo conservaban reminiscencias de los que construyeron Teotihuacan, y  que mucho de lo que hicieron fue para tratar de reeditar su antiguo esplendor.   Sabemos que dicho  anhelo expresado por medio de leyendas alrededor de Quetzalcoatl, fue  la trama que a manera e trampa hizo posible su propia destrucción.

Ser un tolteca no es un gentilicio sino una condición humana de exaltación intelectual y mística.  Ellos, los toltecas eran los que entendían a fondo las cosas y habían logrado un gran dominio de todo lo inherente a la condición humana. La mejor prueba de esto aflora al saber las condiciones de vida a las que eran sometidos los jóvenes que eran internados a vivir dentro de un calmecac.

No es posible que a estas tierras con ese pasado luminoso, se le conozca mas por los criminales que logra exportar y por un empresario destacado, que sin intención de querer cuestionar  su talento, su encumbramiento a ese nivel muestra también  impúdicamente los alcances de una serie de gobiernos que no se avergüenzan de los índices de corrupción por los que también se les identifica,  y que incluye  la manera en que permiten que se concentre la riqueza y se multiplique la miseria.

Si en verdad queremos recuperar el rumbo y hacerle aportaciones de trascendencia cultural al mundo, bastaría rescatar nuestra herencia ancestral y difundirla con los rigores y modalidades de la época actual.   Evidentemente  no estoy hablando de volvernos a vestir de taparrabos y plumas, sino de desproveerle a lo indígena de las cargas peyorativas y discriminatorias con que se le envolvió durante siglos.

Una de las mejores maneras de lograr esto y mas a nuestro alcance, esta en nuestras propias lenguas autóctonas, última de las herencias vivas que conservamos de ese pasado. Hacerlas lenguas oficiales, -por ejemplo- como le han hecho en muchos países a sus similares, es una manera de reconciliarnos con nuestro pasado.  Independientemente de que esto se haga o no (ya que cae en la esfera de la política) es incuestionable  que es posible por medio de la lingüística, la semántica y la etimología, redescubrir lo que el lenguaje maya, náhuatl, otomí, yaqui, etc., le puede aportar como contenido a nuestra vida actual.

La estructura gramatical y sobre todo los contenidos de las palabras o conceptos,  son un testimonio viviente de ellos, los mejores seres humanos que vivieron por estos rumbos y como se sabe Mexico es una de las pocas regiones del mundo que produjeron una civilización original, duradera y de gran influencia civilizadora.

Recuperar nuestras lenguas dándoles estatus oficial,  evidentemente no es todo, pero por lo menos se lograría detener su camino a la extinción.

Seria extraordinario que los gobernantes accedieran a hacer del náhuatl segunda lengua oficial de México y, porque no, del Yaqui segunda lengua oficial de Sonora.

Etiquetas:

La vida como gimnasio psicológico

Últimamente han proliferado los gimnasios como espacios para que las personas puedan realizar ejercicios con aparatos especiales y supervisados por especialistas, lo cual no deja de ser un reflejo de las consecuencias de la vida urbana, pues hace unos años  tal cosa era innecesaria e impensable.

En un inicio los gimnasios eran casi exclusivamente  utilizados por hombres en busca de incrementar su masa muscular, basto que pasara una generación para que se incorporaran masivamente las mujeres,  solo que ahora los usuarios están mas enfocados a mejorar su apariencia física.  Las ciudades con su frenético ritmo, que incluye espacios reducidos para vivir, inseguridad en las calles, malos hábitos alimenticios  y largos periodos de tiempo en labores con poca actividad física, han dado base al fenómeno.

El origen esta en la publicidad que repite insistentemente que debemos de tener la apariencia física por siempre joven, que anatema el dolor e induce a las personas a avergonzarse por estar envejeciendo.  Así los gimnasios y la cirugía estética, según sea el nivel económico, se han convertido en el baluarte de muchas de las personas que  viven con la preocupación por mejorar su apariencia  y condición física, sobre todo si nunca han practicado algún deporte.

Es triste que las mujeres terminen por aceptar que los mejores argumentos para conseguir pareja sean sus caderas y su busto, mas todavía que las esposas tengan que someterse a esa misma lógica, para poder conservar a su marido, cuando ya la convivencia cotidiana ha dejado en claro quien es quien en términos de nuestra calidad como personas, mas allá de lo que aparentamos.

El índice de divorcios en México  aumenta año con año, lo cual es lógico si las base de la unión son las apariencias, la atracción estrictamente física, el dinero, la preocupación por “el que dirán” y sobre todo el no tener preparación para enfrentar las adversidades de la vida.

Mucho se habla del amor, pero poco se esta dispuesto a cultivarlo.  Se abusa de el citando la fidelidad, la adoración de todo lo que tenga que ver con el otro, pero se le abandona a la menor provocación.

Si las adversidades propias de la vida, es decir la convivencia con nuestros semejantes las enfrentáramos con la actitud de que son oportunidades para auto conocernos, pronto lograríamos superar la condición común en la que los problemas nos afectan al grado de confundirnos y no saber que hacer.

A muchas personas les agrada enterarse de las vidas de los demás, pero si valoraran la gran trascendencia que tiene analizar la suya propia, repasar lo que hicimos y lo que nos hicieron, descubrir el origen de nuestras molestias, la raíz de las emociones con las que acompañamos las escenas cotidianas, llegarían a disfrutar de una especie de autonomía psicológica de gran valor para la vida.

Supe de una persona, un maestro, que queriendo mejorar su carácter, interesado en lograr ser mejor persona y una vez que ya había analizado a detalle sus defectos psicológicos, le daba por buscar situaciones que le permitiera que se le manifestaran de nuevo y así continuar sus esfuerzos por superarlos.  Me contó que intentando dejar la ira, buscaba a ciertas personas que lo insultaban a la menor insinuación y una vez que lo lograba, se ponía muy atento para descubrir como eran sus reacciones, que era en realidad lo que sentía y porque.

Me intereso el planteamiento y cuando me propuse conocer mi propia   impaciencia, me dirigí a las salas de consulta del Hospital del IMSS, para tomar un turno a nombre de un familiar cercano y luego  sentarme en esos escenarios del dolor y  ser obligado a ver pasar las horas mientras los doctores discurrían en sus labores y llamaban al siguiente en turno y al siguiente,  en una sucesión que deja la sensación de ser interminable.

De manera que si hay la suficiente motivación, la convivencia y las adversidades de la vida cotidiana pueden ser tomadas como una especie de “gimnasio psicológico”, en la que los problemas y escenarios diversos, pueden  ser tomados como oportunidades para conocernos mejor. Es muy lamentable que no podamos controlar nuestras reacciones, o mas bien que nuestros semejantes tengan la facultad de hacernos pasar de la risa al llanto, de la tranquilidad al enojo, con solo hacer cualquier cosa o decirnos algunas palabras.

La vida es como una película en la que cada quien es el actor protagónico, si repasamos las escenas de esa película pronto descubriremos la trama de  nuestra propia vida y podremos modificarla para bien.

No basta cultivar el cuerpo, también podemos templar nuestro carácter y equilibrar nuestra personalidad y la vida nos da múltiples oportunidades lograrlo.

Huirle a las adversidades  y problemas no siempre es la mejor decisión pues si no hemos descubierto las causas que las originan, tarde o temprano se nos volverán a presentar, tal vez cambien algunos actores y los escenarios pero las situaciones conflictivas tendemos a repetirlas.

Si alguien quiere conocer sus defectos psicológicos, cásese y habrá conseguido un espejo de cuerpo entero. Es lamentable que en cuanto nos vemos tal y como somos queramos cambiarlo por otro y lo que es mas lamentable: nos enojamos con el y le hacemos daño.

El gimnasio psicológico es magnifico para entrenarnos en el auto conocimiento.

Conocer a otros es inteligencia, conocerse a sí mismos es sabiduría. Manejar a otros es fuerza, manejarse a sí mismos es verdadero poder. – Tao Te Ching

Etiquetas:

La generación light

Observando el comportamiento de los jóvenes de hoy  se perciben algunas  diferencias generacionales que nos corresponden, dado que desde la irrupción de la internet las cosas se están acelerando vertiginosamente.

Me llama la atención algunas  carencias emocionales o experiencias de vida que tienen los jóvenes de hoy  con respecto a los que pertenecemos a la generación anterior.  Hasta mediados del siglo pasado las diferencias entre las generaciones eran mínimas, después la brecha generacional se fue ensanchando y ahora el avance tecnológico esta dificultando la comunicación entre padres e hijos pero sobre todo ha derribado los puentes generacionales entre los abuelos y sus nietos.

Los jovencitos que hoy se están casando y debutando como padres pertenecen a la generación digital que basa su vida en el uso de la Internet. A ellos les fascina el uso de la tecnología y les gusta tratar de adivinar  sobre cuales serán los avances por venir. Muestran un asombro –a veces despectivo- al enterarse de cómo era el mundo en la época de sus abuelos pues estos les  relatan un mundo cada vez mas extraño para ellos.

A muchos jóvenes de hoy  les falta conocer las fases de la luna a base de observar el efecto que produce en las plantas y en el mar, saber cuando va a llover con solo observar el horizonte, comer de los frutos de alguna planta  que ellos hayan sembrado, comerse los peces que ellos hayan pescado, nadar en los ríos y no solo en las albercas, dormir a la intemperie, conocer el mar justo en las desembocaduras de los ríos, regresar a los nidos a aquellas crías que después de un vendaval amanecen en  él suelo, caminar solos por el  bosque,  aprender el uso medicinal de las plantas…

Desconocen que en el cuidado y convivencia con las plantas y los animales hay una especie de “alimento”.   Las nuevas generaciones no están recibiendo esa formación de vida favoreciendo la diseminación de un tipo de crueldad que se propaga al impulso de ese tipo de  carencia.

En las grandes ciudades esto se esta acentuando extraordinariamente: toman leche sin lactosa,  pan sin fibra y pintados de  color, jugo de fruta que no contiene la fruta a la que saben, se alimentan con carne de animales cultivados en serie y engordados con hormonas,  crecen en ambientes en los que predominan las plantas de plástico, conocen los espacios naturales solo en las secciones turísticas y a los animales los observan disecados en los museos,  conviven con ellos en las ignominiosas jaulas de los zoológicos y en el mejor de los casos los compran en las tiendas.

Las grandes ventajas de las mega ciudades también implican que  todo debe ser empacado, congelado y  modificado, ademas de incluir una versión “light”.

El hombre moderno cada vez es mas un “hombre light”, un ser humano desprovisto de contenido, víctima de un vacío existencial que se originó cuando se apartó de la naturaleza para volcarse al vertiginoso ritmo de la vida moderna, ese tipo de vida que se basa en la búsqueda desenfrenada de bienes materiales y acumulación de dinero.

Como decirles a los depredadores de la naturaleza a que sabe la brisa una madrugada de verano después de un aguacero nocturno…?

Cada vez hay mas personas que basan su vida exclusivamente en lo que el dinero les permite hacer, de ahí que si nunca han cultivado la tierra con sus manos como distinguirian el sabor de un tomate madurado en la planta con respecto al de uno madurado en las cajas de transporte mientras es llevado a las anaqueles del supermercado…?

Al superar la sociedad los niveles de supervivencia y la tecnología facilitar enormemente las cosas, los animales han sido relegados de nuestras  necesidades básicas, dando espacio a una especie de nostalgia que algunos intentan superar con  mascotas de compañía, pero en el proceso los hemos retirado de nuestras vidas cuando ellos son la compañía imprescindible: el amor a los animales es un hilo de viene desde la mas remota antigüedad, si lo rompemos quebramos algo dentro de nosotros mismos.

La historia milenaria del hombre dice que los pueblos fueron hijos de los bosques, de los ríos y del mar.  Al hacinarnos entre el cemento, el plástico y el metal de las ciudades  y además, no cuidar nuestra relación con nuestro origen estamos perdiendo el rumbo.

Ya algunos filósofos han advertido de las consecuencias de que el hombre moderno solo sea una versión “light” de los  que le antecedieron. Al carecer de vida interior no sabe estar solo,  llegando al extremo de tener una actitud como de huir de si mismo. Somos parte de la cultura de la evasión, de lo intrascendente.  Lo principal es divertirse, gozar y tener dinero.

Al destruir los bosques nos estamos quedando huérfanos, al contaminar y secar los ríos estamos entrando en una especie de  angustia existencial fratricida por no tener el agua asegurada y si logramos contaminar el mar mas allá de los límites nos ahogaremos en nuestras propias inmundicias.

La dinámica social actual esta impulsando  a que todo debe de ser rápido, acelerando los procesos de toda índole: la comida se acelera para mantener el ritmo de quien la necesita y proliferan los expendios de “comida rápida”, la educación se empaqueta en periodos cortos priorizando el reconocer a quienes mejor repiten lo que otros dijeron,  las comunicaciones globales instantáneas abrieron nuevos horizontes hasta que se popularizo delimitarlas a 140 caracteres por vez, obligando a que la intrascendencia y el chisme  se reproduzcan entre si hasta el infinito, dando forma  a la “comunicación Light”. La comunicación así empaquetada fomenta la curiosidad, no la reflexión.

Hasta la religión se ha tenido que adaptar a la velocidad vertiginosa de la vida actual, se transmite la liturgia por televisión, se evangeliza por Internet,  etc., al paso que vamos las religiones marchan presurosas hacia su versión “ligth”: cada vez son mas tolerantes con sus fieles y le agregan vistosidad a sus actividades para que los jóvenes se acerquen.   En un mundo sobrepoblado y cada vez mas urbanizado no es el aumento del ateísmo declarado lo que preocupa, sino que se le ha dado forma a los religiosos “light”: practicantes nunca comprometidos.

Las lecciones de vida de los bosques, los ríos y el mar van quedando como  un lejano recuerdo, casi extinguido, para quienes viven en los departamentos urbanos a muchos metros sobre el suelo.

Al proliferar ríos sin peces y tener cada vez mas bosques con menos animales hay  cada vez hay mas humanos  sin sentimientos.  No nos asombremos que pronto, además de   tener  cada vez mas difundidas las religiones, seamos  también  testigos de un cristianismo sin cristianos.

Las personas de ahora se parecen cada vez mas a lo que consumen: café sin cafeína, leche sin lactosa, dulces sin calorías….al alejarse de la naturaleza y no tener vida espiritual propia, le dan una exagerada importancia  a la apariencia.   Ya lo señaló premonitoriamente un aborigen americano ante el embate de la colonización europea:  “Sólo hasta que se haya talado el último árbol, contaminado el último rio y muerto el último animal, el hombre entenderá que no se puede comer el dinero”.

Etiquetas:

Las manos de una madre…

Por mas lejos que te encuentres de ella, una vez que te falte sabrás lo importante que fue en tu vida. No hay nadie en el mundo que no tenga una.  Desatenderla es desatenderse uno mismo. El mundo se sostiene por ella en el sentido de que es quien hace posible la propagación de la vida.  Obviamente una cosa es haberla tenido y otra es conservarla.

Todas las madres tiene algo de divino pues representan en el mundo a la Virgen, la madre de todos.  La maternidad transforma a las mujeres proporcionándoles por medio de esa experiencia una especie de amor que solo ellas experimentan. La fecundidad es su prerrogativa por excelencia: nadie de los que estamos aquí pudo llegar sin su intervención.

En la antigüedad se referían a ese privilegio como la “santa predestinación”: toda mujer nació para ser madre.

Si hacemos un viaje retrospectivo de regreso a nuestra infancia, invariablemente encontraremos los brazos amorosos de una madre, una voz  angelical y el seno tibio que nos imprimió un sistema la vida donde amamantar no solo es alimentarse, es impregnarnos de la vida de quien nos fabrica el alimento.

Escuchar la voz de nuestra madre una vez que hemos salido del vientre es una experiencia muy reconfortante, nos confirma que ella esta cerca, que sigue ahí. Quienes no tuvieron esa experiencia, por las circunstancias que hayan sido, tiene una deuda con la vida o al revés la vida les cobro una deuda que tenían con ella.

Hace unos años confirme la fuerza que tienen las palabras para los niños en gestación dentro del vientre materno. Sucedió que una compañera de trabajo tubo que asistir durante todo el embarazo a las reuniones diarias que como equipo debíamos realizar las cuales se prolongaban por mas de una hora, todos los asistentes hablábamos de asuntos laborales, sin embargo, por el puesto que desempeñaba en aquel entonces, me tocaba hablar mas que los demás y así transcurrió el tiempo, hasta por fin  nació su hija, al poco tiempo nos encontramos ambas familias, en una fiesta infantil.  El arribo de mi esposa y mis hijos fue precisamente por la espalda de la mesa donde estaba ella con su familia, sin embargo el sonido de mi voz al saludar a los presentes fue suficiente como para impulsar a su hija en brazos en un intento por asomarse por entre su hombro, en un gesto típico de alguien que se asoma para ver quien es quien esta llegando. Ella, la madre de la criatura me hizo ver lo que estaba pasando y asombrada comentaba con sus compañeros de mesa los antecedentes que explicaban el comportamiento de su niña recién nacida.

Si eso sucede con la voz de un extraño, cuantas cosas sucederán en la tierna constitución de un bebe cuando es su madre quien le habla.

Hoy visite a la mía, la encontré sentada en su lugar habitual organizando las fotos de sus hijos y aunque no lo vi esta vez, se lo que hace con frecuencia: algunas veces, sosteniendo nuestras fotos, nos hace cariños y siempre nos da bendiciones “para que Dios nos proteja, donde quiera que andemos”…la estampa era sumamente tierna: instalada en la ancianidad,  añora en sus nietos lo que hizo con los hijos. Ella sabe que  una buena madre influye en la vida de sus hijos y ella ha influido profundamente en la vida de sus ocho hijos.

Una abuela es, por definición la versión sabia de una madre. Por su influencia mi esposa acostumbra darle una bendición a nuestros hijos cada vez que salen de casa. Como siempre nos habla de Dios termine por comprender que la mejor manera de acercarse a la Virgen es a través de nuestra propia madre, pues como podría alguien querer acercase a la Madre de Dios si no es capaz de acercase a la suya propia..?. Dicho de otra manera los hijos malagradecidos con su madre nunca progresan en todos los campos de la vida ni lo hacen permanentemente, siempre les hará falta eso.

No hay acontecimiento mas grande ni mas trascendente que el de una mujer gestando: la humanidad se esta renovando a si misma. Ese acontecimiento,  una vez consumado la transforma en la fuente del amor. El amor de una madre es capaz de los mas grandes sacrificios  e impulsa hacia el bien a quien lo recibe, la mejor manera de mejorar los problemas de  la sociedad actual  es protegiendo y preparando a las madres para que lo sean en plenitud, ellas pueden transformar a las personas cuando todavía están bajo su tutela.  Ya lo dijo alguien hace algún tiempo: “Las manos que mecen las cunas son las que pueden mover al mundo”.

Las manos de la mía ya no tienen la fuerza de antes, vacilantes, organizan sus recuerdos, enjuagan lagrimas derramadas en silencio, suspirando por los días en que jugábamos por ahí asegurándonos de no alejarnos mucho de ella.

Yo me termine de gestar en el alma de mi esposa, que también es madre. Tengo la convicción de que así como el hombre fecunda el vientre de la mujer para convertirla en madre y eso lo hace en cuestión de minutos, la mujer “fecunda” la psiquis del hombre después de años de convivencia cotidiana.   El comportamiento de un hombre después de años de convivir con la misma mujer y de haber gestado hijos en conjunto, con toda seguridad ha recibido eso que solo una mujer es capaz de retribuirle al padre de sus hijos.

La “fecundación” de la psiquis masculina tiene que ver con una especie de maduración espiritual y equilibrio en la vida. Si la fecundación femenina se da rápido, la masculina se da lentamente. Si la fecundación femenina exige que haya la oscuridad y el calor de un  vientre fértil, la masculina necesita de un hogar con responsabilidades compartidas e hijos en común. Obviamente que así como hay mujeres fértiles también hay hombres “estériles” en el sentido que estamos hablando, ya que los defectos de carácter cuando son muy marcados, cuando los vicios dominan el comportamiento de los varones, prácticamente refractan  la influencia positiva que les irradia de su esposa-madre.

Hoy le  tome  las manos a mi madre y al verlas de cerca  vi su vida reflejada en ellas,  son como espejos de una vida larga y fructifica que reflejan todo lo que ha trabajado, así como sus alegrías y sus sufrimientos, pero sobre todos son un monumento a su dedicación y vocación de vida.

Etiquetas:

Paradoja de la incertidumbre

Por esos designios del destino hube de visitar de nuevo la sala de urgencias de un hospital, caminar por los pasillos atestados de gente, pero sobre todo de personas en condiciones de salud graves,  es una experiencia sobrecogedora.

Los hospitales concentran los dos extremos de la línea de la vida, mientras en un edificio la gente se extingue poco a poco como lámpara a la que se le acaba el combustible,  en otro edificio vecino la vida irrumpe esplendorosa en la forma de el llanto de los recién nacidos.

Desde que llega uno a los alrededores de la sala de urgencias se percibe un silencio raro, la gente si habla pero su lenguaje corporal comunica lo que no se quiere que los demás oigan. El que se acerca a sus puertas automáticamente se hermana con los demás en el mismo tipo de dolor, aunque los que portan uniforme se desplazan como con una especie de traje protector que los hace inmunes al dolor ajeno. El abrumador numero de personas demandando atención de vida o muerte los ha colocado en una situación de autodefensa: solo si no se involucran emocionalmente pueden atender mejor.

Hablar con los médicos en esas condiciones es conocer el sabor a metal que pueden tener las palabras.  La primera vez que me adentre por esos pasillos cruce la mirada con varios de los enfermos, por lo que esta vez lo hice con el firme propósito de no hacerlo de nuevo. En aquella ocasión, hace muchos años,  la curiosidad me hizo ver las posturas grotescas que la enfermedad les hace adoptar y los ojos que vi  me mostraron mensajes casi de ultratumba.  Esta vez sí los respete con la mirada pero no dejo de asombrarme la hacinación en la que se les atiende.

No hay mejor lugar para saber que el dolor hermana, la sala de espera es testigo mudo de cómo las horas se deshacen y desaparecen. Ahí afuera en la espera angustiosa, una vez que llega la noche  todos nos parecemos.

En esas condiciones, como integrante de un tumulto informe, no pude dejar de  recordar un episodio del que fui testigo hace unos años, recorriendo uno de los mercados populares que se instalan en las calles, dos locatarios se trenzaron en una acalorada discusión por alguna cuestión intrascendente. Los gritos y los insultos desnudaron el origen de la disputa pero también el que  sintiéndose  atrapados en la miseria económica no se encontraban dispuestos a la limpieza, el orden y el apoyo reciproco que es posible tener independientemente de si se cuenta con mucho o con poco dinero.  La sala de espera de un hospital si propicia esto último, incluso después de varios días la simpatía inicial de paso a las confidencias.

Ser pobre y estar enfermo es terrible en estos ambientes, pues le agrega a la desgracia la inminencia de la tragedia. Alguna vez escuche a un medico naturista cuando estudiaba con el los pormenores de los tratamientos que aplicaba, afirmar: no hay enfermedad invencible lo que si hay es enfermos incurables.  Tarde algunos años en entender esa diferencia que al principio me supo a excusa.  Sin  embargo ya no tengo la menor duda: la dieta, la mesura y el ejercicio son la llave de la salud y quien no respeta alguna de ellas visita prematuramente  el hospital.

Desde la época de la Grecia antigua Heráclito afirmaba: “la salud humana es un reflejo de la salud de la tierra”, si eso es cierto la gran contaminación y degradación de la tierra, símbolo de estos tiempos,  explicaría la inmensa cantidad de gente enferma que abruma a los hospitales o tal vez no se trate mas que un efecto de lo que afirmó Aldous Huxley: “La investigación de las 
enfermedades ha avanzado 
tanto que cada vez es más 
difícil encontrar a alguien 
que esté completamente sano”.

En una ocasión un medico, amigo de la infancia, me confió: “no todos los que se presentan en la sala de urgencias realmente lo necesitan, existen las urgencias reales y las urgencias “sentidas”, y estas últimas son mas que las reales”.

Si no todos los que están en espera de ser atendidos están tan enfermos como piensan y no todos los que no vamos a los hospitales estamos realmente sanos como para no ir, entonces lo que sostiene a ambos es la paradoja de la incertidumbre: puedo estar enfermo aun sin sentir nada, puedo sentir cualquier cosa y sentir que estoy grave.

Como solo los médicos nos pueden sacar de ese estado, muchos no se acercan a ellos por preferir no enterarse de lo desagradable…hasta que es inevitable, otros se acercan obsesivamente para atender el mas mínimo síntoma. En medio estamos los demás a la espera de que el destino llame a nuestra puerta y nos lleve de un extremo al otro, como le acaba de pasar a un miembro de mi familia.

Etiquetas:

Observando el planeta…

Recién cayó en mis manos un programa para computadora que permite tener  una perspectiva del planeta parecida a la que tienen los que habitan la estación orbital internacional, sin nubes y en 3D.  Es una vista maravillosa desde todos los ángulos posibles por que no tiene marcadas las fronteras y los relieves son de gran realismo mientras la tierra da vueltas sobre si misma: el efecto inmediato es incrementar la conciencia planetaria. El esplendor es envolvente, ahí estamos todos, realmente cercanos, vecinos, algunos se atreven a decir que estamos “hacinados” en un planeta en el que ya no cabemos, realmente lo que se aprecia es que estamos mal distribuidos.

Todos los días al encender mi computadora ese programa me permite darle  una “orbitada” al planeta, por medio de la cual se puede apreciar  lo delgado de la capa de gases que forman nuestra atmosfera, la majestuosidad de la cordillera del Himalaya que no deja de ser  un bordo que separa  a la India con china, que se opaca aun mas ante la inmensidad de los océanos que dominan los paisajes cuando desaparece un continente y todavía no se vislumbra el otro. Es la culminación de los sueños de la infancia y la comprobación visual de los  planteamientos de la física que asegura que en el universo no hay líneas rectas, todo es curvo en mayor en menor medida y además, nada esta estático.

Los datos básicos asociados al planeta son que este gira sobre si mismo a una velocidad de 1600 K/h y que a su vez se desplaza alrededor del sol a 108,000 k/h.  El sol al girar alrededor de su centro gravitacional lo hace a 792,000 K/h. Y finalmente algunas estimaciones establecen que la velocidad de la galaxia en la que estamos al desplazarse en el espacio es de un poco mas de dos millones de kilómetros por hora.

No deja de ser sobrecogedor saber que la humanidad este  frenéticamente rascando la superficie para extraerle los metales y perforando pozos para chupar el petróleo a un ritmo que, lo sabemos todos, tarde o temprano los agotara.  Observarlo así nos empequeñece, tal vez por eso, por carecer de la noción de lo que significamos para el planeta, talamos sus bosques, contaminamos los mares, derribamos montañas, excavamos pozos, alteramos la atmosfera y enterramos toda nuestra basura a la espera de que sea el planeta a base de sus procesos quien   restaure esas heridas, a pesar de que ya hay sobrados indicios de que la capacidad de regeneración de la naturaleza esta siendo superada en velocidad por las actividades humanas.

Que bello es nuestro planeta, como no admirar la blancura de los andes, columna vertebral de Suramérica que termina por separar a la Argentina de Chile, transformando las pampas en un verdor maravilloso.  La vista desde el espacio hace que los Alpes se asemejen a una brillante corona blanca que resplandece al norte de Italia y que da paso a una Europa siempre verde y desde cierto ángulo aparenta estar postrada, donde España, como si fuera la  cabeza, esta en actitud de olfatear la vastedad del Sahara, de la que comparte algunos matices y tonalidades que sin embargo toman su verdadera dimensión al desplegarse por todo el norte de África.  Visto así, la península arábica no es mas que la continuación del Sahara separada de el por una zanja de agua. Sorprende descubrirle al desierto tanta belleza. La altura es suficiente como para desde Alaska poder ver la península de baja California, que junto con la de Yucatán hacen de México un paisaje singular en el mundo.

La escases parece abundancia, la abundancia se muestra finita y limitada, los ríos parecen venas, los lagos manchas azules que parecen haber sido colocados ahí deliberadamente y si fue así, quien lo hizo fue especialmente generoso con Canadá.   Las multitudes humanas no aparecen. A nivel planetario no somos nada, tal vez por eso intentamos hacernos notar, sin embargo ¿que son cien años para los casi cinco mil millones que tiene el planeta orbitando al sol ?.

Con el avance de la ciencia y la tecnología hemos descubierto que el planeta no es mas que una inmensa nave que al desplazarse alrededor del sol nos lleva por el espacio a una gran velocidad. Conforme avance mas y podamos desplazarnos de planeta en planeta descubriremos que la “nave” es en realidad mas grande y esta formada por el sistema solar en su conjunto pues es fuera de el donde realmente se esta expuesto a todas las inclemencias del espacio sideral.

Los interminables conflictos humanos, vistos a nivel planetario, son nimiedades magnificadas por la importancia que le damos a las fronteras, al poder político, la preeminencia económica, las preferencias  religiosas y en general a todo lo que nos separa, cuando en realidad nuestro destino esta entrelazado indisolublemente.

El planeta, como nosotros, también tiene alma, cada uno de los seres humanos somos como una célula que en conjunto damos forma al alma del mundo, los seres vivos en su conjunto le damos vida,  nuestros cuerpos al desintegrarse después de la muerte, se reintegran, molécula a molécula a los materiales disponibles y obviamente  los elementos de los que estuvieron hechos, ya antes fueron utilizados en otros organismos y en el futuro servirán para dar forma a otros cuerpos de cualquiera de los reinos de la naturaleza.

La ciencia asegura que el planeta y nosotros no somos mas que “polvo de estrellas” condensado que esta en permanente reciclaje de sus elementos.

Dicen que los viajes espaciales dejan huellas profundas en quienes los han hecho, sin embargo, como muy pocos los pueden hacer, programas de computo como el que comento pueden ayudarnos a desplegar nuestra imaginación y tener puntos de observación privilegiados.  Es precisamente la experiencia que pasan los que habitan la estación orbital internacional la que los muestra mezclados con astronautas de otros países, obligados a reducir al mínimo sus diferencias y trabajando en equipo con tareas que reparten habilidades y responsabilidades para lograr que la estación de mantenga habitable si quieren sobrevivir, en una especie de rudimentaria similitud de lo que deberíamos hacer los que estamos acá abajo.

Etiquetas:

La legalización de las drogas

La despenalización de las drogas es un proceso que inició hace algunos años a nivel internacional, el cual ha ido avanzando inexorablemente y  tiene su último capítulo con la legalización de la mariguana en el Uruguay, ocurrida recientemente.

La iniciativa de ese país, que es el primero en el mundo en hacerlo, supera con mucho lo que hicieron los holandeses hace mas de 30 años y rebasa lo que han hecho después algunas provincias de Estados Unidos, por lo que con toda seguridad el proceso culminará con la legalización generalizada de su uso.  Ya se encuentran en eso Suiza, Dinamarca, España, Marruecos y la lista sigue creciendo, el último de  los que se ha agregado es México.

Cualquiera que se haya interesado en el asunto sabe que ya se han publicado en distintas partes del mundo y por diferentes instancias  estudios que contiene el marco de referencia actual desde varios puntos de vista sobre  este delicado asunto,  tanto para oponerse como para  apoyar su despenalización.

En todos los casos el gran aliciente es la percepción de fracaso que rodea a las políticas de prohibición, penalización y combate frontal al consumo de drogas.

Dado que despenalizar el uso de drogas,  es  un proceso cuya dinámica social es irreversible, es   recomendable  que  pensemos en que aspectos debe de incluir y las consecuencias obvias que  este  proceso, ahora que se esta acelerando, puede producir mas alla de lo que se argumenta respecto a los argumentos de que se trata de que sea mantenido bajo control y produzca en menor daño posible.

Lo primero que los gobernantes deberían de tomar en cuenta es  que legalizar el consumo de una droga  y de otras no,  es una especie de “camino sin retorno” que terminará por incluir a todas las sustancias que se conocen, pues una vez que se supere la emergencia que tiene que ver con la seguridad ( que en casos como el de nuestro país es grave), así como  la salud pública, se recurrirá al argumento ético que se basa en el derecho de los seres humanos de decidir por sí mismos lo relacionado con su salud y cuerpo, sin embargo no debería de soslayarse un hecho:  la condición de estimulantes de las sensaciones e incrementadores del placer las hace, por su propia naturaleza, sobrepasar la capacidad de decisión que las personas tienen sobre sí mismas.  Ya lo dijeron los filósofos: en cuestiones del placer, los seres humanos nunca podremos ser jueces imparciales.

La segunda cuestión que deben de asumir los gobernantes es el gravísimo efecto que puede producir en las  generaciones que hemos crecido con la noción moral y restricción legal asociado al consumo de estupefacientes y en las por venir.  Esto implica correr el riesgo de que toda una generación de jóvenes se pierda en el abismo de autodestrucción a que conducen las drogas si se legaliza su consumo, después de habérseles prohibido por todos los medios posibles.

Por estas razones  pienso que los primeros pasos deben de ser enfocados a una intensa campaña de  preparación social  a la decisión individual que en última instancia reside en el fondo de esta cuestión, la cual  es indispensable que contenga:

1.- Un amplísimo e intenso periodo difusión de que son las drogas,  como afectan el cuerpo humano, que  incluya los procesos y etapas asociadas a la adicción y todos los argumentos científicos, médicos, sociales y hasta morales de  porque NO deben de consumirse las drogas. En algunas sociedades este periodo podría durar meses pero en otros seguramente serán necesarios varios años, según sean sus propias condiciones de salud y educación.

Si observamos los fenómenos sociales podremos comprobar que el uso de drogas actualmente prohibidas no solo no ha podido ser contenida (mucho menos erradicada) sino que su combate las colocó en la base de una gran trama criminal expandida por todo el mundo. Por eso es que el verdadero combate  debería de ser educativos: haciendo públicos los efectos devastadores  que el uso combinado del alcohol y las drogas  producen en las personas y sobre todo en los adolescentes, agregándole  la difusión de los costos que significará el posible incremento en su consumo, pero sobre todo preparandose para lo relacionado con la cantidad de delitos y el tipo de atrocidades que se cometen bajo la influencia de todas las  sustancias que las gentes introducen en sus  cuerpos.

En estricto sentido una de las medidas previas es educar a las personas ( sobre todo a las que están en camino de llegar a la edad de las decisiones personales),  poniendo a su disposición  y de quien esta en contacto con ellas  toda la información relacionada, para que quien decida hacerlo (uno de los argumentos de quienes están a favor, es que el gobierno no debe tutelar ese tipo de decisiones)  reciba información completa  de las consecuencias en la salud y  los mecanismos que facilitan la dependencia, etc., de manera que sea tan ampliamente difundido que ayude a que sean las mismas personas a quienes mas puede afectar las que participen activamente en evitar una explosión en el consumo una vez autorizada la despenalización.  Ocultarlas  ha permitido que algunos engañen e induzcan a otros a probarlas, prohibirlas les ha añadido el atractivo fatal del sabor de “lo prohibido”, lo cual siempre ha sido de especial fascinación al genero humano.

2.-Debería de incluir, obviamente, todas las provisiones de políticas públicas que asocian impuestos con clínicas de rehabilitación, responsabilidades a los delitos que se cometen bajo su influjo, circulación restringida, el papel de los tutores  en el caso de los menores de edad, etc., etc., tal y como ya se hace con el alcohol y en tabaco pues como es sabido ese tipo de adicciones legales y toleradas están muy lejos de ser controladas y constituyen, por sí mismas el origen de graves problemas se salud pública y de seguridad en el caso del alcohol.

3.- Poder consumir drogas (de cualquier tipo) debería de incluir un proceso de autorización social similar al que ocurre actualmente con el alcohol,  en el sentido de que solo alcanzando la mayoría de edad se les permite hacerlo sin estar expuestos a ser multados.

Solo que en el caso de las drogas debería de establecerse un proceso de autorización que relacione la madurez fisica y emocional a la autorización correspondiente, según sea la droga a utilizar. Así como no cualquier persona puede manejar un automóvil, pues antes debe demostrar cierta destreza y conocimientos mínimos para hacerlo, así debería de hacerse con los que deseen ser usuarios de drogas y salir a la calle.  Así como una licencia de chofer no autoriza a manejar un autobús de pasajeros o un avión, los certificados médicos podrían de ser utilizados para que los que deseen usarlas no se extralimiten en sus dosis y sobre todo no se conviertan en un peligro para sus semejantes.

Si el argumento mas generalizado es que se les respete su libertad para hacer lo que quieran, el estado debe establecer los limites que eviten el libertinaje que termina por afectar la convivencia social y estimula e incrementa el numero y la gravedad de los delitos.

No hacerlo es no reconocer las raíces de la problemática, o simplemente darse por vencido en una sociedad en la que lo que se haga siempre será burlado, corrompido y usado con fines distintos a la búsqueda de el bienestar social.

Para muchos es claro que los problemas sociales permanecen no por falta de diagnostico, sino por la incapacidad de los responsables para hacer cosas trascendentes.  La desconfianza individual se ha extendido y ya es de grandes grupos sociales que, petrificados se oponen a cualquier cambio que implique esfuerzos individuales, disciplina personal y solidaridad social.

4.- Si se legalizan las drogas llegara el momento en que para casos de excepción  sea necesario agregarle  llevar registro del  consumo obligando a que los adictos sean identificados en un padrón de consumidores una vez que  hayan reincidido en cometer  delitos drogados, de tal manera que sea posible llevar un control y registro de sus patrones de consumo y así evitar que sus abusos se conviertan en problemas de salud pública,  cuando los adictos  reincidan en conductas delictivas,  ya que la  libertad de ellos  para drogarse debe estar  limitada por la libertad de sus semejantes a no estar expuestos a ningún riesgo por el efecto que producen en quienes  sí las usan.

5.- Establecer las medidas de reclusión que se les debería de aplicar  a los adictos que ya no puedan controlar sus patrones de consumo y por lo tanto sean un peligro potencial para los que los rodean, es decir la reclusión en centros especiales de atención a los que por sí mismos ya no puedan controlar sus consumos y sean comprobadamente el origen de conductas violentas.

Y así podríamos continuar enumerando las medidas que organizadas y cronometradas pueden hacer que la despenalización tan traída y llevada en estos días se realice de una manera tal que se base en la sagrada facultad humana del libre albedrío pero a su vez,  no rebase los derechos y la seguridad de los que haciendo uso de ese mismo derecho hemos decidido  no usarlas.

En resumen la legalización debe de basarse en  la prevención, de acuerdo a un amplio programa educativo sobre el temael tratamiento a las adicciones organizada por el sistema de salud y en la seguridad que debería de incluir las restricciones en su producción, distribución, publicidad y  las penalizaciones que como agravantes deberían de incluirse en las códigos penales.

La cuestión  de fondo en las discusiones que se están dando en los parlamentos de muchos países en estos momentos, se basa en que es mejor plantear como delimitar en busca de controlar el proceso, que seguirse oponiendo, sin darse cuenta que el planteamiento mismo es por su naturaleza, una trampa cuyos resultados son mas o menos predecibles.

La trampa esta implícita en la dinámica social que “obliga” a los gobiernos a expedir leyes cada vez mas tolerantes usando curiosos razonamientos.  Uno de ellos es el argumento de que ya son muchos lo que lo hacen y por lo tanto los que se “beneficiaran” con su aprobación.  Lo cual esta en franca contradicción con el principio filosófico que aclara que una cosa no deja de ser negativa solo porque muchos la hacen y para ejemplo esta la corrupción, el asesinato,  etc.

Otro  de ellos, al menos en México, es que es tanta la violencia y  tantas las organizaciones criminales que obtienen beneficios económicos del narcotráfico que es mejor legalizar el negocio y así reducir sus fuentes de financiamiento y ademas recaudar impuestos.   Sin embargo, quien les asegura que dichas organizaciones criminales se limitaran a un negocio que “ya es legal”.   ¿ No se han puesto a considerar que después de esta etapa los delincuentes se las ingeniaran para seguir obteniendo beneficios de cualquier cosa que tenga algunos o todos los ingredientes que tienen actualmente las drogas…? La astucia para el crimen es la consecuencia de una gran inteligencia sin principios religiosos.

Cuanto tiempo falta para que, por ese camino, se legalicen otras cosas que actualmente son ilegales, que hará falta para eso ?    ¿ que muchas gentes lo hagan y lo pidan…? La ignorancia y la influencia de los medios masivos de comunicación hacen que cualquier cosa sea posible.

Si de por si ya el alcohol hace estragos en las nuevas generaciones, lo que pasará con las drogas acentuará lo que esta sucediendo en algunas zonas de Copenhague, de Vancouver y que la gente debería de conocer.  Deberían de publicitarse lo que esta pasando en las calles de Bogota, Nueva York, etc., en relación a las drogas que devastan a miles de personas al quedar atrapadas en su uso y dependencia hasta anularse como personas.  La “vanguardia” de ese impulso suicida de experimentar con sustancias y buscar incrementar el placer se encuentra en los centros turísticos internacionales.

Legalizar las drogas es una forma de fracaso ante una realidad abrumadora. Se ha fracasado en proteger a las mujeres y a los niños, en erradicar la hambruna, en mantener la paz entre los individuos y entre las naciones, se ha fracasado en evitar la degradación ambiental, Etc.. La educación se retrasa al no estar disponible para todos, la justicia se degrada al quedar expuesta al mejor postor, el trabajo se escasea por un sistema que se basa en las desigualdades…todo lo cual multiplica la pobreza, la exclusión social y la ignorancia.  Las sociedades modernas muestran múltiples síntomas de descomposición y los individuos que las integran distan mucho de estar en pleno dominio de sus emociones como para asumir las consecuencias de tener a su disposición las sustancias que al intensificarles el placer también les crean dependencia.

Como siempre los mas vulnerables sucumbirán a cambio de quitarle momentáneamente los argumentos de negocio a la delincuencia organizada, incluir a otros en una nueva industria, recaudar mas impuestos y finalmente modificar la información estadística para incluir los efectos  devastadores que esta situación producirá en los conglomerados humanos

La legalización de las drogas es una vuelta mas en la larga espiral de degeneración en que se haya envuelta la humanidad.

Por estas razones, soy extremadamente pesimista en los resultados reales que se puedan obtener por mas medidas que se tomen, dado que  la condición del ser humano actual es deplorable.  Los antecedentes históricos son abrumadores basta recordar el episodio de la prohibición del alcohol en Estados Unidos a principios del siglo pasado, pero sobre todo reconociendo que  la situación actual es terrible:  vivimos una gran inestabilidad social, gravísimos desequilibrios económicos, proliferación de la delincuencia organizada, guerras que solo cambian los frentes de batalla, terrorismo exacerbado, corrupción campante en los gobiernos y los sistemas de justicia, uso faccioso de los medios de comunicación, etc.

Un ejemplo reciente de lo que pasa con este tipo de casos lo  tenemos específicamente   en los casinos en México: estaban prohibidos y en cuanto se autorizaron proliferaron por todos lados y en unos cuantos años ya han causado estragos en las personas mas vulnerables emocionalmente, al grado que la ludopatía esta siendo propuesta para ser considerada un problema de salud pública.

No es el caso analizar aquí  todas las motivaciones que llevan a una persona a jugar en los casinos  a sabiendas que es una trampa cuidadosamente organizada y estadísticamente planeada para, a la larga,  quitarle al participante mas dinero del que gane, pero evidentemente se parece al proceso que viven los que usan sustancias para alterar su estado emocional, intelectual y físico a base de sustancias sean naturales o sintéticas: ambas se exponen a quedar enredados en una especie de dependencia de las sensaciones que obtienen al hacer lo que hacen. De ahí la gran  peligrosidad de esta última.

Los estudios de neurología han demostrado que los receptores neuronales asociados a la presencia de estimulantes, van perdiendo sensibilidad poco apoco, por lo que para obtener las mismas sensaciones iniciales los adictos necesitan mayor cantidad o sustancias mas fuertes para sentir “lo mismo” que sentían antes.   Ese es el camino para las sobredosis terribles que desquician el juicio, anulan la dignidad y conducen a un tipo de  muerte  espantosa. Lo que comenzó por un inocente “a ver que se siente”,  nos coloca en la línea de salida de  la búsqueda desenfrenada de sensaciones, la cual es una carrera que conduce, de llegar al final,  al dolor y sufrimiento extremo.

Evidentemente no todos los que usan drogas mueren por sobredosis, digamos que se convierten en corredores de un maratón muy largo, a veces interminable, pero con una pista  muy corta: se repiten y repiten los mismos trayectos. En cualquier momento pueden pasar al carril de mas adentro y luego a otro mas estrecho, donde puede llegar el momento en que la espiral  hace imposible salir por medios propios. A esos desdichados es necesario ayudarles con sustancias químicas que neutralicen los efectos a nivel neuronal para restituirles las condiciones que les permitan volver a tomar decisiones por sí mismos. Liberarles la voluntad.

Y hemos llagado al verdadero meollo del asunto: la libertad para decidir no es plena en las personas.  Las que solicitan les legalicen las drogas y en general el ser humano no tiene actualmente pleno uso de su conciencia. La conciencia esta seriamente limitada por la  la ignorancia, los traumas,  la ambición desmedida, los odios raciales, el ansia de acumulación, el hedonismo, etc., esto significa que al hacer uso del libre albedrio, lo hacemos manipulados por nuestras propias emociones negativas, rencores, debilidades, traumas, etc., y ese tipo de decisiones no tienen nada que ver con la conciencia, que aunque limitada reside en el fondo de la psiquis de todo ser humano. Estas afirmaciones se basan en hacer una distinción entre los defectos de tipo psicológico y la esencia o conciencia humana. Si analizamos las cosas desde el punto de vista de que los defectos son “agregados psíquicos” que no tenemos al nacer y que algunos tienen mas que otros, llegamos a conclusiones interesantes.

Una de ellas es que las drogas afianzan y petrifican los defectos psicológicos de las personas, mientras que la vida sana, la ayuda a los demás y sobre todos la religiosidad ayudan  a suavizarlos,  es decir a mantenerlos bajo control. Cuando una persona esta inspirada por el amor, cuando es capaz de sentir solidaridad ayudando a quien lo necesita, cuando  usa la oración para acercarse a Dios (cualquiera que sea el nombre con el que lo conozca),  comprende que los defectos psicológicos le hacen daño y es lo que hace que las personas se  hagan  daño entre si.

Me gusta pensar como los monjes tibetanos que aseguran que el ser humano, al nacer viene con una determinada cantidad de energía vital para vivir los años que va a vivir, de manera que si la gasta viviendo aceleradamente y agota la energía vital que le fue asignada, degrada la calidad de vida y hasta acorta los años que le tocaban vivir.  Este “fondo vital” esta en todos los aspectos de la vida: quien hace ejercicios físicos al extremo en intensidad y duración terminará perdiendo movilidad y quien abusa del placer disfrutando mas allá de “la cantidad que le corresponde” a la larga solo se producirá dolor. El que tiene una vida mesurada y disfruta de los placeres de la vida sin acelerar los procesos ni usar estimulantes, puede esperar una vida larga y placentera. La premisa fundamental es LA NATURALEZA NO DA SALTOS.

En la década de los sesenta cuando se popularizó el uso de la mariguana, en México  a los que la usaban se les llamaba coloquialmente “locos”: ellos mismos usaban las expresiones: “anda bien loco”,  por lo que la gente solía expresar “detuvo la policía a un grupo de “locos””, etc.  Cinco décadas después, tristemente el mundo se apresta para legalizar el uso de esa droga, vencido abrumadoramente por el impulso de una delincuencia cada vez mas difícil de controlar  y del incremento de la gente que  lo solicita.

Nuevamente habremos de adaptarnos a esa decisión y ajustarnos a la nueva realidad insistiendo y apelando a las reservas de esperanza, dignidad y espiritualidad que aun se conservan y acostumbrarnos a convivir con las miserias exacerbadas a que conducirá el consumo  legalizado de las drogas en una parte de la sociedad.

Para la generación actual tendrá los efectos parecidos a cuando se hunde un gran barco: arrastrará irremediablemente a los mas cercanos, desestabilizará a los testigos aun si han decidido mantenerse al margen y   quedara en el recuerdo de todos los que observamos estas cosas sobre el  porque lo que se  genera son continuas adaptaciones a lo que en años anteriores era delito o inaceptable y no al revés.  El mundo avanza, las sociedades se transforman pero no para dar cada vez mas espacio para la tolerancia, premiar la bondad, mejorar y ampliar el alcance y la aplicación de las  leyes solidarias, reconocer los avances de la unión  y apoyo recíproco entre  las religiones, etc., sino precisamente en sentidos  contradictorios y a veces opuestos entre si.

Esperamos que los que lo hagan  reflexionen en la gran responsabilidad que asumirán al hacer  esto  y no se olviden de  cuidar a las nuevas generaciones que son los que mas expuestos quedaran a una situación potencialmente peligrosa como la que se avecina y sobre todo como  fue posible que no se pudiera hacer nada para evitarlo.

El mundo estaba belicoso, a veces histérico, a veces eufórico, nunca en calma.  Ahora se apresura para volverse legalmente  “loco”…..

Etiquetas:

La Paz

La paz es una aspiración inherente a la historia de la humanidad pues el actual periodo histórico se caracteriza por la guerra.  Todos los pueblos de la antigüedad guerrearon entre si desde sus inicios, al grado de que en algunas culturas la paz era concebida como la ausencia de la guerra.

Entre los griegos, por ejemplo, el término “eirene” se opone al desorden  y al conflicto violento por lo que su significado es una especie de ausencia temporal de conflictos -entre las guerras-.

Luego los Romanos al imponerse por la fuerza en todo el mundo conocido de entonces lograron un largo periodo de paz basada en el miedo y la sumisión forzosa. Esa Paz social artificial –pax romana- se  parece a la que se vivió después de la segunda guerra mundial y que fue conocida cínicamente como de la “guerra fría”: hubo paz entre los principales países pero a base del miedo que producía la seguridad de que una guerra significaba la destrucción mutua. En ambos casos era una paz aparente, realmente inexistente y prácticamente así ha sido toda la historia conocida, las guerras se han sucedido en forma casi interminable año tras año, década tras dedada.

La filosofia, la psicología, la sociologia han tratado de ayudar a comprender ese rasgo de nuestra historia: hay belicosidad en el interior de los seres humanos porque hay ambición, porque hay ira, odio, etc., cuando el apetito de acumulación, el rencor y el orgullo se conjugan en gobernantes con multitudes ignorantes la chispa es inminente.  Siempre habrá un detonante para justificar la agresión de quienes fueron educados en la lógica de la intolerancia, la superioridad racial o la supremacía religiosa.

No hay análisis que pueda ocultar los beneficios de una época de paz social sobre los pueblos que la han disfrutado, así como hemos conocido los efectos que en los individuos ha producido sobre ellos el haber logrado la paz, su propia paz interior.

El ejemplo mas impactante y  conocido a través de los medios de comunicación fue el de Mahatma Gandhi quien en una epopeya memorable se enfrento al ejercito ingles a base del “A_HIMSA” (la no violencia) hasta que logro la independencia de la India y Pakistan dando una muestra del poder de la Paz Interior cuando se instala en el alma y en el corazón de alguien. Y El mas reciente caso de un gobernante que prefiere el perdón y la no violencia es el de Nelson Mandela en Sud Africa.

De manera que  si ahondamos un poco en el verdadero significado de la Paz, es bueno saber que entre los Judíos  la verdadera Paz, sólo puede ser fruto de la Justicia, de acuerdo a sus concepciones.  La paz es entendida como un tipo de  convivencia en la que cualquiera pueda vivir en plenitud su condición de ser humano si respeta y es respetado. Por eso ellos afirman que si no hay justicia, no hay paz.

Entre ellos, los judíos  la palabra “Shalom” tiene la misma raíz que la palabra “shlemut” que significa perfección, integridad. Desde esta perspectiva, hace siglos que en el Judaísmo se enseña que la paz es mucho más que la ausencia de guerras o conflictos, es un estadío que abarca todos los aspectos de la vida. Seguramente esa es la razón por la que afirman que para alcanzar la noción plena de “Shalom”, es indispensable eliminar toda forma de violencia y agresión, es decir todo lo que atente contra la santidad de la vida. Es interesante saber, ademas,  que entre los judíos “Shalom” se utiliza también como fórmula de saludo, equivalente a “hola” o “adiós”.

Entre los musulmanes se usa la expresión:“ Al-Salam Alykum”, que significa “la paz sea con ustedes” y se enfatiza que perdonar es mas elevado que la ley del talión, ambas cosas muy cercanas a la cultura Judeo-Cristiana de Occidente.

Pero es entre los Hindúes donde el significado de “paz” adquiere connotaciones verdaderamente envolventes: “Shantisignifica “paz interior” o “paz en la mente” y se refiere al hecho de estar mental o espiritualmente en paz no solo con uno mismo sino con todo lo que nos rodea. Así, estar en paz se considera indispensable para la salud y suele asociarse con la felicidad.

Estos casos tomados de diferentes culturas y épocas sugieren como la humanidad ha pasado por diferentes significados a lo que entiende por “paz” hasta llegar a las connotaciones actuales en las que la paz interior, la serenidad y la calma conllevan significados similares que se refieren todos  a  una disposición o actitud de vida.

Actualmente el uso de la guerra como medio para solucionar conflictos no ha desaparecido y la razón se debe a que no se han atendido las causas que la originan, ni las sociales y económicas mucho menos las psicológicas.

Buscar la paz sin haber logrado la paz interior ha demostrado su ineficacia e inoperancia.

En varias culturas a lo largo de la historia, la paz interior está considerada como un estado de consciencia o iluminación,  la cual  puede ser cultivada y ejercitada mediante diversas formas de entrenamiento como la meditación entre los orientales, las oraciones entre los cristianos, el Tai Chi Chuan entre los chinos, las danzas de los Sufíes o  el yoga entre los Hindúes, por ejemplo.

El encuentro de la paz interior o “Shanti” está  asociada a tradiciones budistas e hinduistas. El Dalái Lama, enfatiza la importancia y los efectos de la paz interior en el mundo:

“A través de la paz interior, se puede conseguir la paz exterior. En esto, la importancia de la responsabilidad individual es clave; una atmósfera de paz debe crearse primero en nosotros mismos, después expandirse gradualmente hacia nuestras familias, amigos, comunidad y así hasta el llegar al mundo entero”.

En china se encuentra el templo Budista  llamado “Puning” o “templo de la paz universal” cuyo solo nombre indica una de las grandes aspiraciones de los lamas y todos los que  oran por la paz  desde hace siglos. Si nos enteramos que el sentido de las oraciones de los monjes budistas van (antes que nada) hacia el interior de quienes las hacen, comprenderemos que no se puede asociar como fracaso una labor tan elevada como su aspiración suprema de la “paz universal” en un mundo convulsionado constantemente por las guerras, pues cada ser humano que logra la Paz Interior es un soldado menos.

De manera que al referirnos a la “paz”  también nos deberíamos  de estar refiriendo a la  “armonía interna”  o estado de tranquilidad, tal y como ya lo entendían los Hierofantes Egipcios, los  filósofos de la antigua Grecia, los Rishis Hindúes, los Halach Uinic Mayas, etc. No en vano el saludo ritual cristiano por excelencia  es “la paz sea con vosotros” …si todos supieramos lo que esto significa el mundo seria mejor.  Y si tomamos en cuenta que una de  las expresiones mas conocidas de Jesús es  precisamente la que promete: “la paz os dejo, la paz os doy…”·  Es claro e irrefutable que quien que haya recibido ese maravilloso regalo no puede levantar la mano contra sus semejantes, ni  podría hacer mal uso de su voz (insultando, mintiendo, etc.,) si ya disfruta de la Paz verdadera…?

De manera que la paz es un bendición para compartir, un estadio del alma que no se puede ocultar, una comunión de seres cuya aspiración los une.

Finalmente es bueno saber también que una de las maneras de saludo de los primeros cristianos fue la que reza: “Paz Inverencial” (equivalente a “la paz sea con vosotros” que se usa actualmente), que como realidad interior se refiere a un estado de armonía mental y anímica, a una paz sin condiciones ni limites, es decir a los sentimientos tranquilos y apacibles que hermanan a las personas.

Parafraseando a Einstein podríamos decir que la guerra no existe como tal por sí misma, solo es una ausencia de la Paz, si recordamos que desde su adolescencia dicho científico argumento que la oscuridad no tenia existencia propia, solo se trataba de la ausencia de luz.

Si anhelamos la paz primero hay que adquirirla, darle forma dentro de nosotros mismos como bien lo enseñan los budistas pues repetirlo a diario  no es suficiente.

Uno de los métodos mas eficaces para lograrlo es la meditación interior profunda.  Al respecto hay una anécdota que dice: “alguien le pregunto al Buda ¿que has ganado con la meditación?  Y él respondió “Nada….. Sin embargo te digo que he perdido la ira, la ansiedad, la depresión, la inseguridad y el miedo a la vejez y a la muerte…”

Etiquetas:

MAESTROS y profesores…

“Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabia, sino hacer de el algo que no existía…” esta frase de John Ruskin resume cierto sentir que ha sido parte de las aspiraciones de los docentes  a lo largo de los años y que se ha estado diluyendo en esta época.  Desde hace varios años para acá  observo como cada vez mas predomina el sentido acomodaticio que impulsa a las personas que se dedican a la enseñanza a no comprometerse mas allá de lo que es necesario para enseñar contenidos obligatorios.

No tengo la intención de referirme a los malos maestros de primaria o de secundaria, pues de esos ya se ocupan los padres que los sufren y los que pasan por sus aulas se ocuparán de ellos una vez que crezcan.  Me interesa referirme a la tendencia generalizada actualmente de querer limitar las labores docentes a la misma función que tienen los letreros que indican los caminos.

Es mucho mas cómodo hacerla de letrero de indicación que esforzarse por avanzar y de esa manera indicarle a otros por donde van las rutas del desarrollo personal y la superación profesional.

Las personas que no tienen estabilidad emocional y seguridad económica difícilmente pueden realizar esas labores que los hacen trascender en la vida de sus alumnos, aunque hay casos de excepción.

Cuando cuestione a un compañero de profesión el porque se emborrachaba en un evento social ocurrido días antes, me contesto que el también tenia vida propia y que solo se cuidaba de no dar malos ejemplos cuando estaba dentro de la escuela. Ese es precisamente uno de los aspectos básicos de esa manera de entender las labores de la docencia: Se estudia para aprender a transmitir conocimientos y tener un titulo que lo respalde, pero no es posible desligarlo de todo lo que implica ser quienes los transmitimos.

Por obligación debemos de instruirlos sobre la importancia de leer y desarrollar el gusto por la lectura, para lo cual  debemos ser lectores cotidianos.

Por obligación debemos de enseñarles el razonamiento lógico que además de servir para resolver problemas matemáticos es la base para la toma de decisiones en la vida.

Por obligación debemos de enseñarles a nuestros alumnos el respeto a las personas, el no maltrato a los animales y el cuidado de los bosques, lo cual nos obliga explícitamente a hacerlo.

Es imperativo decirles que no deben de decir mentiras y asumir las consecuencias de sus errores. Que deben de ayudar a sus compañeros que no pueden realizar alguna labor y a participar en actividades que ayuden a mejorar la calidad de vida de la comunidad.

¿cómo puede ser un buen maestro quien no es un buen hijo, un buen esposo o  un buen padre…?

¿cómo puede ser un buen maestro quien no se capacita continuamente, quien no controla sus vicios y no se involucra en  actividades en bien de su comunidad…?

El profesor enseña…el Maestro inspira.  Solo que las implicaciones de esa forma de ver la vida son muy exigentes.  Sin  embargo es un hecho irrefutable que toda persona necesita de un maestro en su vida, o de varios.  Los letreros son buenos, podrán ser muy vistosos, pero no dejan de ser solo eso, simples indicadores de cuales son los caminos posibles.

Podemos ser Maestros en la vida de nuestros alumnos o simples “profesores” en su paso por las aulas.

En esta época despiadada en la que se nos ha inculcado obsesivamente el “tanto tienes, tanto vales”, en estos años en los que la libertar y facilidad de difusión ha puesto en las manos y en los ojos de nuestros niños no solo nuevas formas de adquirir conocimientos sino también las formas de pervertirlos. En los que la música, la televisión y  el cine insisten obsesivamente en mantenerse alrededor de la violencia, el asesinato, la mentira, el adulterio, en la que se admira la riqueza material y la belleza física, sin darle importancia a los métodos por los que fue adquirida, desbordando la ambición en las nuevas generaciones.

En esta época cruel en la que los medios masivos de comunicación mayoritariamente se comportan como  enemigos de lo sagrado,  en la que los relegados de las escuelas y de los empleos, sin mas oportunidades, engrosan las filas de la delincuencia,  no solo se necesitan personas que enseñen sino sobre todo personas que pongan el alma y el corazón al momento de enseñar, que nunca olviden que lo que hagan y lo que digan va destinado a grabarse como ejemplo de vida en los que fueron sus alumnos.

Se necesitan urgentemente mas MAESTROS y menos profesores…

Etiquetas: